Archivo de 31 octubre 2006

Vuelve el canon

Por Mona Meinhof

Martes, octubre 31, 2006

El Tribunal de Justicia de la UE acaba de condenar a España por eximir a las bibliotecas públicas de pagar un canon por el préstamo de libros y no acatar convenientemente una de sus directivas. La directiva en cuestión, aprobada por la UE en 1992, obligaba a los estados a establecer un canon por préstamo bibliotecario. Es decir, disponía que los autores no sólo deben cobrar derechos de autor cuando se compra uno de sus libros, sino también cuando se presta.
Dado que la Directiva permitía establecer ciertas excepciones a esta obligación, el Ministerio de Cultura intentó eximir a todas las bibliotecas públicas de este canon, pero, por lo que se ve, la cosa no ha colado.
(más…)

James Jones, De aquí a la eternidad

Por Darwin Palermo

Lunes, octubre 30, 2006

Por fin alguien se decide a recuperar De aquí a la eternidad (Ediciones B, 2006). En los últimos diecinueve siglos casi nadie ha escrito sobre la guerra como James Jones. La trilogía que forman De aquí a la eternidad, La delgada línea roja y Silbido recuerda más a Homero o a Virgilio que a Tolstoi. La razón es que Jones parece incapaz de decidirse entre el horror ante la barbarie de la guerra y la admiración por el valor y la capacidad de sacrificio que, por lo visto, el campo de batalla permite demostrar. Los demonios morales que acompañan esta equidistancia hacen de James Jones un autor sin parangón, alejado de la truculencia pacifista de Mailer, del cursi egotrip de Hemingway (¡por no hablar de Jünger o Malatesta!), de los chistes de Hasec y Heller, del craso fascismo de Heinley o de la crónica periodística de Herr. (Entre los autores que, a años luz de Jones, han reproducido esta mezcla de espanto y fascinación hay un caso curioso: Rafael Muñoz, cuyo “¡Vámonos con Pancho Villa!” es toda una oda a las virtudes morales del salvajismo más despiadado). A excepción de La delgada línea roja, el resto de novelas de Jones permanecen descatalogadas, pero aún se pueden encontrar de segunda mano La pistola, Como un torrente, El alegre mes de mayo, El hacedor de viudas o El helado del dolor de cabeza. Y que nadie se olvide de La hija de un soldado nunca llora (Mondadori, 1999), de Kaylie Jones: una maravillosa bildungsroman autobiográfica de la hija de James Jones.

La “payola” continúa

Por DJ Shuffle

Lunes, octubre 30, 2006

“Payola”: pagar para que tus canciones suenen en la radio. Algún día escribiremos sobre la “payola” en España. De momento, para calentar motores, ahí va una noticia aparecida en The New York Times el pasado 25 de octubre:

“Ha pasado un año desde que las mayores discográficas de EE UU se pusieron de acuerdo en un plan para terminar con la larga historia de sobornos y “prácticas oscuras” para influir en la selección de canciones que escuchamos por la radio. Pero está claro que la industria aún está forcejeando para conseguir este cambio de mentalidad.
En las dos últimas semanas, canciones de dos discográficas –ambas distribuidas por Universal– pegaron un subidón en las listas de ventas como consecuencia de un pago a cadenas de radio para que las pincharan más, en forma de cuñas promocionales de más de un minuto (así la canción sonaba cuando ellos querían y se destacaban en las listas de “canciones más radiadas”). La policía de Nueva York definió está práctica como un truco para vulnerar la ley.
Esta campaña de “anuncios” llegó cinco meses después de que Universal llegase a un acuerdo extrajudicial en la demanda que les acusaba de haber sobornado con regalos a programadores radiofónicos para que pincharan más sus canciones. Universal pagó doce millones de dólares a diferentes asociaciones caritativas de Nueva York, la mayor cantidad recaudada en la investigación del fiscal general de Nueva York, Eliot Spitzer, sobre las prácticas de la industria discográfica. “Los ejecutivos de multinacionales aún viven bajo enorme presión para que sus canciones suenen en la radio porque la radio aún vende discos”, afirma Rachel Stilwell, una abogada que trabajó para Verve, subsidiaria de Universal. “Los viejos hábitos mueren despacio”, explicó el fiscal general de Nueva York”.

Jeff Leeds

Todos a la cárcel

Por Darwin Palermo

Viernes, octubre 27, 2006

El Ayuntamiento de Gijón (del PSOE) ha denunciado a dos conocidos líderes sindicales de la Corriente Sindical de Izquierda (Juan Manuel Martínez Morala y Cándido González Carnero) por unos destrozos ocurridos en el Acuario municipal en el transcurso de una manifestación del sector naval que tuvo lugar en 2005. En total la fiscalía les pide seis años de cárcel, una decisión que ha levantado una enorme polvareda mediática y social en Asturias. No sólo se ha formado una plataforma de apoyo a los sindicalistas en la que participan la práctica totalidad de movimientos sociales asturianos, sino que numerosos cargos políticos han expresado a título particular su apoyo a los acusados, desde Gaspar Llamazares –que ha pedido que intervenga el fiscal general del Estado para que se retiren los cargos– a altos cargos del gobierno regional pasando por… ¡diputados del PP!
Básicamente, nadie entiende por qué después de décadas de auténticas batallas campales en defensa de los puestos de trabajo de los astilleros, se arremete ahora contra dos sindicalistas ejemplares cuya honradez y lealtad es reconocida incluso por sus más encarnizados adversarios. Algunas pistas: desde hace años, el Ayuntamiento de Gijón promueve la transformación del área industrial en la que se ubica el astillero Naval Gijón en una zona turística de alto copete. La primera medida fue construir una playa artificial y una serie de hoteles y edificios de lujo que literalmente rodean el astillero. Cuando los barcos están cerca de su finalización la estampa es surrealista: desde lejos parece que la proa de los barcos roza la terraza de los áticos de los edificios de enfrente. La operación se ha completado recientemente con la construcción de un acuario y un macrobalneario.
Moraleja: en la muy turística y niquelada postmodernidad asturiana sólo hay sitio para trabajadores temporales del sector terciario con infrasueldos y que gocen recibiendo hostias de la policía. ¡Y al que no le guste… a la cárcel!

Para comprender Venezuela y la democracia

Por Darwin Palermo

Jueves, octubre 26, 2006

Carlos Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero han escrito uno de los libros de temática política más interesantes de los últimos años: Comprender Venezuela, pensar la democracia. El colapso moral de los intelectuales occidentales (Hiru, 2006). Se trata de una defensa de la compatibilidad de las aspiraciones emancipatorias de la izquierda revolucionaria con el estado de derecho y sus instituciones asociadas: separación de poderes, libertad de opinión, libertades individuales, etc.
Pero Comprender Venezuela también realiza una feroz crítica de cierto espíritu izquierdista que cabría resumir con un acertijo: ¿cuántos izquierdistas hacen falta para cambiar una bombilla? Respuesta: diez. Uno para cambiarla y nueve para intervenir en la asamblea sobre cómo hacerlo. Frente a la absurda utopía del “hombre nuevo”, capaz tras un vigoroso proceso revolucionario de emprender cualquier tarea con alegre desprecio hacia los conocimientos que antes de la revolución parecían imprescindibles (¡ah, el necio elitismo burgués!), Carlos Fernández y Luis Alegre proponen una defensa de los cambios sociales profundos que no está reñida con el sentido común.

Objetivo: la Luna

Por Karim Sambá

Jueves, octubre 26, 2006

“Personas y robots colaborarán en la Luna” (El País)

El tema estrella del reciente Congreso Internacional de Astronáutica celebrado en Valencia fue el regreso del hombre a la Luna en 2020. Obviamente, para entonces la economía española habrá colapsado por la explosión de la burbuja inmobiliaria (nuestra renta per cápita será inferior a la de Burundi). Amigo: ¿le asusta la posibilidad de no tener dónde invertir? No se preocupe, tenemos la solución: usted puede hacerse con un certificado de compra de una parcela lunar, marciana o venusiana. Sí, no es broma. En 1980 un avispado empresario gringo llamado Dennis Hope aprovecho que el Outer Space Treaty de Naciones Unidas (“ningún gobierno puede beneficiarse de territorios en otros planetas”) no aludía a empresas y particulares para inscribir la Luna, Marte y Venus en el registro catastral. Así, a día de hoy una serie de empresas distribuidoras (Agente Lunar en España) venden parcelas extraterrestres de 1000 m2 a 33 €. Habrá quién piense que un sitio -Venus- donde hace 470 grados de temperatura y puedes ser atacado en cualquier momento por marcianos separatistas no es el mejor lugar para pasar el verano/invertir dinero. Se equivocan: no olvidemos que las temperaturas insoportables y un entorno tirando a hostil son las claves del éxito de Marina d’Or. ¡A comprar!

Sumas y restas: el efecto gonorrea

Por Karim Sambá

Martes, octubre 24, 2006

Acaba de salir en DVD Sumas y restas, la última película del director colombiano Víctor Gaviria. La película narra el ascenso y caída de un ingeniero con problemas financieros que se ve atrapado en una vorágine de lucro rápido, narcotraficantes y sicarios. Como ya sucedió con las anteriores películas de Gaviria (La vendedora de rosas, Rodrigo D), un sector de nuestra crítica se ha cargado Sumas y restas porque, según ellos, “no se entiende”.

(más…)

Economía chanante

Por Karim Sambá

Sábado, octubre 21, 2006

Titular reciente del diario La Vanguardia: “El número de ricos se estanca pese al espectacular crecimiento de la economía”. En un principio, vienen a la cabeza tres causas que podrían explicar esta aparente paradoja: a) No siempre se traslada de forma automática la buena marcha de la economía al crecimiento de la renta. b) España se ha visto transformada por un proceso revolucionario: el número de ricos se ha estancado porque la riqueza, además de crecer,está mejor repartida. c) Los ricos se están haciendo pasar por otra cosa (ojo: esto no significa que los ricos anden por ahí disfrazados de pies negros). Según el rotativo catalán, en 2004, el número de contribuyentes que declararon ingresar más de 601.000 € fue de 3092. Sin embargo, algunos estudios señalan que “en el 2004 había más de 141.000 personas con inversiones en activos financieros superiores a los 800.000 €”. ¿Significa esto que los 138.008 contribuyentes restantes engañaron a Hacienda? En efecto, parece ser que el “fraude fiscal” sería una de las causas de que “pese a la bonanza económica no crezca el número de ricos declarados”. Ahora bien, la pregunta a la que no responde el artículo es la siguiente: ¿por qué estos señores defraudaron a Hacienda? Elija usted mismo la respuesta correcta:

a) Si hubieran pagado lo estipulado no habrían llegado a fin de mes.

b) Estaban tan fumados que se les olvidó hacer la declaración.

c) Son unos putos usureros.

Homenaje a los brigadistas (de la Brigada Político Social franquista)

Por Darwin Palermo

Viernes, octubre 20, 2006

En los últimos tiempos las víctimas –así en general– están cobrando un gran protagonismo público. Aunque, claro, hay víctimas y víctimas…
Por ejemplo, parece que ser víctima de las torturas de la policía franquista no tiene demasiado tirón. Y si no que se lo pregunten a Juan Neira y a Vicente González, dos conocidos izquierdistas asturianos para los que la fiscalía pide penas de cárcel por haber denunciado públicamente en 2002 que Juan Bregón (intentemos no olvidar este nombre), jefe de la Policía Judicial de Oviedo, los había torturado en los años setenta, cuando formaba parte de la Brigada Político Social franquista.
Alguien podría pensar: “han pasado treinta años, pelillos a la mar, no hay que ser rencoroso…” Pero es que las denuncia se produjo en un momento muy peculiar: en 2002 el gobierno regional del PSOE, con Tini Areces a la cabeza, ¡nombró a Juan Bregón (intentemos no olvidar este nombre) Director General de Interior del Principado de Asturias! Una cosa es que los miembros de la Brigada Político Social, tristemente conocida por su historial de torturas, hayan continuado sus carreras policiales tranquilamente y otras es que sean nombrados altos cargos políticos.
El caso es que la presión pública obligó a Bregón a dimitir apenas 25 días después de su nombramiento. Parece ser que la renuncia a la poltrona le ha provocado, en palabras de la fiscalía, un “trastorno depresivo agudo, por el que aún continúa medicándose”. Así que este enfermo drogado con psicotrópicos, ¡ha decidido denunciar a las víctimas de sus torturas por calumnias! ¡Y se va a celebrar el juicio!
La vista tendrá lugar el próximo 30 de octubre en el Juzgado de lo Penal 2 de Oviedo a las 10:00 h.

La ausencia de 4 testigos de la defensa obliga a aplazar el juicio por el «caso Bregón»

Salvador: La vida (cultural) sigue igual

Por Karim Sambá

Lunes, octubre 16, 2006

Uno de los grandes logros de “la transición” fue vaciar los artefactos culturales de cualquier tipo de contenido político. Bien, en un principio, películas como la recién estrenada Salvador, biopic sobre el activista Salvador Puig Antich, último ejecutado del franquismo a garrote vil, estarían destinadas a romper esta dinámica. O al menos eso es lo que parecía. No obstante, Salvador no sólo no va a arreglar desaguisados culturales pasados sino que representa una nueva vuelta de tuerca del engendro: la cultura no se debe meter en política ¡ni cuando hable de política!

En efecto, si por algo destaca la película de Manuel Huerga es por su indudable habilidad para hacer el más difícil todavía: una película histórico/política sin contexto histórico/político. Así, a falta de mayores explicaciones sobre las causas que llevaron a Salvador Puig Antich a adoptar la acción política radical (más allá de dos o tres lugares comunes sobre el antifranquismo), el director convierte a Salvador y a sus compañeros de lucha en unos atracadores de bancos súper bellos llegados de ninguna parte (están tan monos con sus chupas, sus fuscos y sus barbas de tres días que por momentos parecen salidos de una campaña de Calvin Klein sobre “Moda y guerrilla urbana”).

Así, resignados a presenciar el enésimo retrato aguado sobre los últimos años del franquismo, el espectador se ve obligado a centrarse en aspectos periféricos de la historia: (más…)