Por Perla Primicias

La combinación de presión electoral, malos asesores y escasa cultura puede llegar a producir las más altas cotas del esperpento. A la zarzuelesca alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que, en general, se siente mucho más a gusto demoliendo media ciudad para que la reconstruya Calatrava y construyendo los Cortes Ingléses más grandes del mundo encima de la huerta que en las cosas de las letras, le tocaba inaugurar una biblioteca pública en el barrio de Ruzafa que lleva el nombre del poeta arabe del siglo XII Al-Rusafi.

Durante el acto, según el periodico Levante, Barberá, tras leer algunos de los versos del poeta, traducidos del árabe clásico al valenciano moderno, aseguró que Al-Rusafi «allá por el año ciento y pico, antes de la llegada del Rey Don Jaime hablaba de Russafa, de la ciudad y de amor» (…) «No había llegado el Rey Jaime I y así hablábamos los valencianos», añadió acallando de inmediato a una ciudadana que le intentaba corregir.

El concejal del PSOE, Juan Soto, presente en el acto, no tardó en declarar que informaría del acontecimiento a las universidades de El Cairo, Damasco y Valencia «para tenerlo en cuenta en posteriores investigaciones ante tal hallazgo filológico». Soto dijo que, de confirmarse, «la historia de la literatura árabe daría un giro copernicano porque ese poeta sólo escribió en árabe». Por su parte, el traductor de la obra de Al Rusafi al valenciano aseguró que el poeta «escribió toda su obra en árabe clásico, la lengua del momento. Es más, ni siquiera vivió siempre en Valencia: nació en Russafa, pero se fue a Málaga por los conflictos y guerras en la zona valenciana y allí produjo la mayor parte de su obra. Parece constatado que en Málaga ni se hablaba ni se escribía el valenciano».

En descargo de Barberá hay que decir que se contuvo y no dijo que Al-Russafi tenía el carnet de socio del Valencia C.F. Y es que, a poco más de tres meses para las elecciones municipales y autonómicas, parece que al PP Valenciano le está poniendo nervioso un pacto entre la izquierda nacionalista e Izquierda Unida que podría propiciar la llegada al poder de un tripartito valenciano. Para colmo, el proverbial rodillo derechista mediterráneo podría estar viniéndose ya abajo como consecuencia de una gresca entre Zaplana y Camps que empezó por el control de los ayuntamientos valencianos y, poca broma, de las jugosas plusvalías que generan sus recalificaciones de suelo. Por lo que toca a lo menos coyuntural, existe una pseudo polémica lingüistica sobre el orígen del valenciano, en la que algunos montaraces filólogos intentan demostrar frente a la gran mayoría la comunidad académica y contra el sentido común más elemental que el valenciano y el catalán no tienen nada que ver, porque el valenciano ya se hablaba poco menos que en el neolítico y que a Jaume I el conquistador le recibieron cantando «Els segadors».

Average Rating: 4.8 out of 5 based on 205 user reviews.

Una respuesta a “”

  1. Perla Primicias
    febrero 10th, 2007 14:43
    1

    En http://www.e-valencia.org hemos podido tener acceso a un poema apócrifo en el que Barberá reflexiona acerca de las letras valencianas. Lean y gozen con la métrica ágil de la sensible morsa popular:

    EXALTASIÓ DE NOSTRA LLENGUA

    Yo, Rita de Valénsia,
    dic, amb molta siénsia,
    que al sigle XII a Russafa, Al-Russafí,
    va ser lo mestre de llemosí,
    y cuant lo rey Chaume arribí
    de l’ocsitana Monpelier,
    aná per tot lo regne, com un traginer,
    diguent que la nostra llengua arribá primer.
    Y com no niá res com un bon echemple,
    yo, a ma casa, la parle sempre….¡de veritat!,
    ¡com Asnar en la intimitat!.
    Ché, me se fa el orgull ben ample
    de tantes glories que ofrenar….

    ¡focs, traques, música i festa!,

    ¡que ningú prenga la siesta,

    puix la Valénsia del Sit, es hui tot un cantar!.
    ¡Catalans!, sacabat la echemonia
    de la llengua catalana,
    pos, despues d’asó, li debeu pleitesía
    a la llengua balensiana.

    ¡Bisca Valénsia!, ¡Bisquen les falles!, ¡Bisca lo nostre folclore!.

    Bueno, y ahora vuelvo al trabajo. Adiós, buenas tardes.

Deje un comentario