Por Karim Sambá

«Compatriotas americanos, me alegra decirles que hoy he firmado una ley que ilegalizará a Rusia para siempre. Empezaremos a bombardear en cinco minutos» (Ronald Reagan probando un micrófono sin saber que estaba en directo)

¿Acaso se creían que una vez rendido y desarmado el Ejército Rojo cesaría en su empeño de desencadenar el Armagedón? Ingenuos. Según el rotativo Pravda, pescadores rusos de la región de Rostov capturaron hace unas semanas a un presunto alienígena tras una tormenta en el mar de Azov. Tras cerciorarse de que se trataba de un extraterrestre, los pescadores optaron por fotografiarlo, filmarlo y, en una decisión cuanto menos controvertida, comérselo. Igual era un monstruo marino, pero… ¿y si por una maldita casualidad los rusos se han comido al Javier Solana marciano? ¿Y si los alienígenas han activado un mecanismo de Represalia Instantánea? Atención: según fuentes de toda solvencia del Consejo Mundial de la Tierra, marcianos infiltrados habrían activado un Plan para Acabar con Cualquier Atisbo de Vida Inteligente en la Tierra (PACAVIT). Las dos primeras fases del PACAVIT ya están en marcha: 1) Apagón informático: instalación masiva del Microchof Popó, un revolucionario sistema operativo que se autodestruirá (en menos de cinco segundos) en todos los ordenadores mundiales. 2) Sembrar el terror: construcción inmediata de Plutón d’Or, una escalofriante ciudad de vacaciones en Oropesa, Castellón. Contra esta barbarie, sólo cabe la unidad de los demócratas: ¡ninguna agresión sin respuesta! ¡Guerra nuclear contra el enemigo marciano! ¡Larga vida a la Destrucción mutua asegurada!

Average Rating: 4.8 out of 5 based on 254 user reviews.

Deje un comentario