¿De qué hablamos cuando hablamos de movimiento?

Por DJ Shuffle

Esta semana el prestigioso diario El País se celebra a sí mismo regalando una serie de láminas que reproducen portadas del periódico en días considerados históricos. Entre ellas, una dedicada al intento de golpe de estado en España el 23 de febrero de 1981. Poco antes de arrancar esta promoción, el 12 de febrero de 2006, el corresponsal Clodovaldo Hernández escribía en la contraportada de ese mismo rotativo un texto sobre Venezuela que arrancaba con el siguiente párrafo: “La esquina de Puente Llaguno, en los alrededores del palacio presidencial de Miraflores, en el centro de Caracas, es un lugar feo. Sin embargo, no pasa un día sin que lleguen allí turistas a tomarse fotografías. Se ha producido un fenómeno semejante al que sucedió en Chiapas a raíz del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en 1994. No se trata, desde luego, de los turistas que vienen a Venezuela a bordo de cruceros o en los viajes de las agencias de viaje comerciales. Se trata de viajeros alternativos, izquierdistas trashumantes, perseguidores de utopías, hippies, ecologistas y globalifóbicos. Uno a uno van posando junto a una obra del escultor Carlos Prada, erguida allí en homenaje a las 19 personas que cayeron muertas la tarde del 11 de abril de 2002, el día que el presidente Hugo Chávez fue derrocado por un movimiento que no logró retener el poder ni siquiera por dos días”. La pregunta que se nos viene a la cabeza es qué criterios usa El País para distinguir un “movimiento” de un “golpe de estado”. Pero, claro, en nuestra condición de blog cultural, tenemos la regla de oro de no meternos en política. Por eso, en vez de escribir una carta a El País, nos limitamos a dos recomendaciones: el libro Comprender Venezuela, pensar la Democracia (Carlos Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero, Hiru, 2006 ) y el DVD La Revolución no será televisada (2003) de los realizadores irlandeses Kim Bartley y Donnacha O’Briain, donde se relatan las circunstancias que rodearon el fallido “movimiento” venezolano de abril de 2002.

2 respuestas a “¿De qué hablamos cuando hablamos de movimiento?”

  1. Carlos Alonso
    febrero 27th, 2007 11:57
    1

    Existe otro documental bastante bueno en donde se analiza, sobre todo, el contexto inmediato de la mentira fundacional del golpe: “Puente Llaguno: claves de una masacre”. Todo un logro de política ficción esto de sincronizar tiempos separados, disparos de horas diferentes, de gentes diferentes y momentos diferentes. El autor del montaje de globovisión recibió el Premio Rey de España de Periodismo. Fue acompañado en su viaje y en la entrega del premio por personitas asalariadas del grupo prisa.

  2. site
    agosto 1st, 2007 03:05
    2

    hi…

    will read it later…

Deje un comentario