Por Perla Primicias

Ahora que parece que la burbuja inmobiliaria pierde fuelle por momentos, hay cierta expectación por saber como va a responder el gobierno ante su primera prueba de intervención económica en momentos de crisis. Hasta ahora el PSOE se ha limitado a cabalgar la ola del ladrillo y a hacer grandes declaraciones sobre inversión en I+D, economías del conocimiento y demás fuegos de artificio diseñados desde la OCDE y promovidos desde Bruselas. 

Hace algunas semanas, el inefable Pedro Solbes, ministro de Economía,  declaró que el crecimiento económico de España tenía que ir acompañado de una mayor redistribución de ingresos. En un primer momento pudo sorprender que esta idea genial se le ocurriera después de diez años de ciclo económico ascendente en los que, como no se cansa de repetir el economista Vicenç Navarro, el estado de bienestar español ha permanecido al mismo nivel de (des)protección en el que estaba a mediados de los años setenta, en plena recesión internacional. El enigma propuesto por el incombustible neoliberalón cegato lo ha resuelto el nuevo jefe de la Oficina Económica del Presidente, David Taguas, que ha declarado no entender  porque existen los impuestos sobre el patrimonio y sobre las sucesiones. Si fuera un problema estrictamente de comprensión, el malentendido se solucionaría con una carta diciendo a Mr. Taguas que  se trata de una medida muy elemental de correción de desigualdades sociales, que se dirija a una pila de guano y se sumerja profundamente en ella, etc. Más bien, lo más probable es que la redistribución que tiene en mente el gobierno del PSOE vaya ir, en dirección ascendente, de los pobres a los ricos, que para eso tienen más familiaridad con el dinero. Otra posibilidad sería que Taguas, siguiendo los pasos de su predecesor Miguel Sebastian, comience jugando a decir la mayor barbaridad neoliberal que se le ocurra para luego desembarcar en la política municipal, concretamente como candidato a alcalde de La Moraleja.
 
Parece legitimo pensar que es un poco apresurado deducir por donde van a ir los tiros de la política económica del PSOE de las payasadas de un arribista, que lo quiere en realidad es robarle a Miguel Sebastián algo de ese magnetismo personal que le dió su cargo. Los indicios se vuelven bastante más serios cuando hablamos de un anteproyecto de la ley de fondo reserva de la seguridad social pactado con los sindicatos. Pues bien, la gran novedad de dicho anteproyecto consiste en que un 3% anual (por ahora) de la caja de pensiones de la Seguridad Social   podrá cotizar en bolsa. Parece que el beneficiario de esta graciosa donación por parte de  los contribuyentes va a ser un fondo de inversión de Texas (Texas Pacific) que buscará las mejores oportunidades de negocio con nuestro dinerito de cuando seamos viejunos. Ya verán todos los que disfrutan viviendo pendientes de las oscilaciones del EURIBOR, lo divertido que resulta estar pendiente de las cotizaciones de los mercados de derivados financieros de Chicago y Hong Kong para saber si, al final, la apuesta de la partida de tute va a ser a vida o muerte.

Average Rating: 4.6 out of 5 based on 229 user reviews.

Una respuesta a “”

  1. Mirna Loy
    mayo 22nd, 2007 13:33
    1

    Sorprende mucho lo desapercibidas que pasan este tipo de noticias relacionadas con la política económica. La gente suele fijarse en las diferencias puramente anecdóticas entre psoe y pp y descuida este tipo de medidas fundamentales, que moldean verdaderamente nuestras vidas y el bienestar o malestar de la población.
    Algo parecido sucedió -aunque la medida era de menor calado- cuando se reformó el código penal para que los delitos de carácter económico prescribieran a los tres años, en lugar de a los siete años, como los demás delitos. Casi nadie pareció fijarse en esta medida (una de las últimas que aprobó el anterior gobierno del psoe, si no me falla la memoria) que casi resulta cómica.
    Por lo demás, precisamente los fraudes y otro tipo de delito económico son los que más tiempo se tarda en advertir y por tanto es perfectamente razonable que pasen tres años o más hasta que se descubra el pastel, de manea que los que roban a lo grande tienen muchas posibilidades de salir de rositas…