Por Perla Primicias

Ayer se celebró el segundo debate televisado entre los candidatos a la alcaldía de Madrid. Como todos queremos elegir a nuestros capos de una manera informada y responsable pero nadie en su sano juicio es capaz de tragarse semejante bodrio una vez y volver a repetir la semana siguiente hemos decidido hacer el trabajo sucio y proporcionarles un resumen de este combate entre correosos gestores.

Ante la angustiosa posibilidad de que los electores confundieran tan transcendente serie de debates con una vulgar tertulia, cosa que sería tanto como confundir nuestro rol de espectador soberano con el de elector soberano, tanto Telemadrid como TVE se ajustaron a un rígido formato de bloques temáticos y turnos de palabra que dio al espectáculo ese aire de contexto neutral –“pactado” en palabras de los moderadores– que ha hecho famoso a 59 segundos. Aún así, desde el respeto más absoluto a los formatos democráticamente consensuados queremos hacer uso de nuestro derecho a buscar las diferencias entre candidatos.

Cifras y letras
Gallardón tiene una ventaja de partida frente a Miguel Sebastián: habla mucho más rápido. Cuando la situación se empantana en una guerra de cifras, mientras Sebastián continúa con su tono habitual de traductor simultáneo, Gallardón rapea a la velocidad de vértigo de un MC de drum’n’bass. Digna de mención fue su indescifrable descarga verbal en la que, por lo que se pudo entender, explicaba como la deuda municipal generada por la M-30 muta en riqueza para todos. Sin embargo, la sensación general de paquete que transmite Miguel Sebastián no sólo es atribuible a su plomiza prosodia, sus gestos también son increíblemente lentos. En el mismo tiempo en el que Sebastián saca un gráfico de colorines, Gallardón es capaz de enseñar al menos tres gráficos y agitarlos como un árbitro sacando tarjetas en una tangana. A esta desigualdad de ímpetu hay que añadirle algunas injusticias del formato pactado, por ejemplo, los gráficos de Sebastián durante el primer debate, además de ser notoriamente más pequeños que los de Gallardón, no fueron correctamente enfocados por la realización de Telemadrid, lo que provocó varios planos generales del candidato socialista sosteniendo calladamente una estampita ilegible con cara de estar aportando la prueba definitiva de su idoneidad para el cargo. En el debate de TVE los gráficos fueron sustituidos por fotos del Madrid futuro, manteniéndose la proporción de tres fotos de Gallardón por cada una que mostró Sebastián.

Yo soy la cercanía
Sería injusto reducir el debate a las cifras y los datos, los candidatos también hablaron el lenguaje de la gente de a pie, ese que consiste en mencionar plazas, calles y distritos por su nombre. Aquí Sebastián fue más allá que Gallardón y mencionó al menos a tres ciudadanos por su nombre de pila, los sitúo en su distrito de residencia y les atribuyó una problemática concreta. El actual alcalde, visiblemente molesto, intentó ridiculizar el portentoso descenso de escala política que hizo el aspirante reduciéndolo a la categoría de colección de anecdotazos irrelevantes.

La hora de las promesas también estuvo marcada por las necesidades de la gente, en concreto por su distancia a ellas. Sebastián prometió una ciudad del saber con un palacio de la ciencia (modestamente proponemos una catedral gótica del I+D+i en la que oficie Solbes) y un oceanográfico en Usera. Gallardón fue parco en promesas, porque para eso ya está la M-30, esa realidad demagógica. Todos los candidatos coincidieron en la promesa para la gente por excelencia –mucha más seguridad en las calles– y discreparon en la proporción adecuada seguratas/maderos/pitufos que la garantizará.

En temas de cercanía el candidato de IU a la alcaldía es harina de otro costal, sí Gallardón y Sebastián hablan al electorado como a una junta de accionistas, Ángel Pérez lo hace como si se dirigiera a una convención de pequeños y medianos empresarios, mostrándose particularmente encendido en sus alegatos contra la doble fila y los horarios de carga y descarga. Después de que Gallardón reivindicase la mejora de la calidad ecológica de la ciudad como fin último de las obras de la M-30, Pérez dijo, en una de las intervenciones más prodigiosas de la serie de debates, que nadie pone en duda las virtudes de la M-30 sino la gestión del presupuesto de la obra, dando por buena la patraña de Gallardón de que los túneles que filtrarán los gases de efecto invernadero y mejorarán la calidad del aire de Madrid. En el segundo debate, el candidato de IU manifestó querer aclarar su posición sobre la M-30 y procedió a decir exactamente lo mismo.

Urnas calientes
Todo el mundo sabe que nadie vota hoy si no es en estado de shock. Para garantizar que la participación en las próximas elecciones supere los mínimos que exige el decoro y, de paso, que los debates televisivos se ajusten a los exigentes criterios de espectáculo que rigen el medio, son necesarios golpes bajos. En el debate de ayer se reservó un último turno de palabra para acusaciones personales, calumnias y libelo en general con el fin de encender la pasión electoral. En este apartado, Sebastián demostró una gran inspiración al mostrar una foto de una tía con pinta de yonqui implicada en la “Operación Malaya” que, al parecer, tiene mucho que ver con la vida privada del alcalde y con una actuación inmobiliaria tan turbia como cualquier otra. Gallardón, por su parte, acuso a su rival de no pagar sus impuestos municipales. El resultado ha sido el deseado y hoy la campaña electoral de Madrid es titular en todos los periódicos. Veremos si esta efervescencia polémica se mantiene lo suficiente como para que el día veintisiete el porcentaje de madrileños que mueven el culo hasta el colegio electoral supere el cincuenta por ciento.

Average Rating: 4.9 out of 5 based on 170 user reviews.

Una respuesta a “”

  1. Carmen Sánchez CArazo
    mayo 18th, 2007 10:13
    1

    Montserrat Corulla consegue que las obras de Villagonzalo sean declaradas de utilidad municipal y en consecuencia se le exima de pagar el mpuesto de obras.

    Primero se le concede la bonificación:

    BOLETÍN DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID 26 de febrero de 2004 .
    57) Declarar de especial interés o utilidad municipal, a petición de doña Montserrat Corulla Castro , en representación de Palacio de Villagonzalo, S.L., las obras de consolidación autorizadas en el edificio sito en la calle de San Mateo número 25, a los efectos de la bonificación en la cuota del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras que corresponda a las mismas, por tratarse de obras a realizar en un edificio catalogado con Nivel de Protección 1, incluidas entre los supuestos de bonificación del artículo 6.2 de la Ordenanza fiscal reguladora del citado Impuesto.

    Seis meses mas tarde se le deniega por haber empezado las obras sin licencia , según consta en la Junta Municipal de Centro:
    BOLETÍN DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID 16 de septiembre de 2004
    16) Denegar la declaración de especial interés o utilidad municipal formulada por doña Montserrat Corulla Castro, en representación de Palacio de Villagonzalo S.L., con respecto a las obras de rehabilitación autorizadas en la calle de San Mateo número 25, a los efectos de la bonificación en la cuota del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras que corresponda a las mismas, toda vez que éstas se comenzaron con anterioridad a las solicitudes de Licencia y de aquella declaración, incumpliendo los requisitos establecidos en la Ordenanza fiscal reguladora del citado impuesto vigente en el año 2003, año del inicio de las obras.

    Recurre contra la denegación y lo gana, el Ayuntamiento reconoce que se había “equivocado”:
    BOLETÍN DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID. 24 de febrero de 2005
    5) Estimar el recurso de reposición interpuesto por doña Montserrat Corulla Castro, en representación de la entidad “Palacio de Villagonzalo S.L.”, contra el acuerdo del Ayuntamiento Pleno, de 29 de junio de 2004, por el que se denegaba la declaración de especial interés o utilidad municipal, a efectos de la cuota del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, correspondiente a las autorizadas en la Licencia otorgada en el expediente 714-2002-8787, en la calle San Mateo número 25, ya que se trató de un error y las obras de rehabilitación no se habían iniciado con anterioridad a las peticiones de licencia y de la citada declaración por lo que reuniendo todos los requisitos exigidos en la Ordenanza Fiscal reguladora del Impuesto, vigente en el año 2004, y tratarse de un edificio catalogado con Nivel de Protección 1 (Grado Singular), se encuentran incluidas en el supuesto de bonificación del artículo 5, apartado c) 1 de la citada Ordenanza, por lo que procede la declaración de especial interés o utilidad municipal de las obras de rehabilitación reseñadas.

Deje un comentario