Por Darwin Palermo

Sé que resulta un poco fúnebre recuperar un poema sobre la Pasión en plena Navidad, pero la imagen de los obispos en Madrid supervisando su desfile de Nuremberg particular no ayuda a esperar con mucho jolgorio la epifanía. Este maravilloso poema lo escribió Agustín García Calvo en1991 por encargo de la Cofradía de Jesús del Vía Crucis de Zamora.

Jesús con la cruz a cuestas

Te la echaron al hombro, señor Jesús,
la herramienta de tu muerte,
y como era tu cruz,
ni esbirros ni sirvientes de la Justicia que la llevaran:
tenías que ser tú.

Y te decían “¡Sús,
Arriba y caminando!, y que no lo pienses más:
Ésa es tu vía:
ya sabes adónde vas”.

“Sé ya el que serás:
carga con tu destino, y gánate
la eternidad,
que es como es,

que lo manda la Ley”,
así le dicen a cada crío que va naciendo:
apenas sabe el ABC,
le ponen de mañanita el nombre de su muerte,
lo cargan con él,

y según va caminando,
más y más en las carnecitas se le hinca la fe.
Ya sabe adónde, ya sabe a qué,
ya va cargadito con su ataud.

Dí tú que no, Jesús,
que no, que no, que no:
¡sacúdetela tu cruz!

No andes por esa vía, hombre,
No trabajes por tu muerte tú.
¡Tírala al suelo, tírala!
Y libéranos, Jesús.

Average Rating: 4.7 out of 5 based on 186 user reviews.

Una respuesta a “”

  1. หลวงพ่อรวย
    julio 24th, 2015 06:39
    1

    each time i used to read smaller articles or reviews that
    also clear their motive, and that is also happening with this
    piece of writing which I am reading at this time.

Deje un comentario