Economía chanante IV: todos somos hombres del presidente

Por Perla Sambá

Aunque pueda no merecerlo, David Taguas, ex jefe de ese engendro neoliberal conocido como la Oficina Económica del Presidente, es un asiduo de este blog. A este pollo ya le teníamos fichado por unas sonoras declaraciones en las que clamaba por la eliminación de los impuestos de Patrimonio y de Sucesiones y, en general, contra cualquier medida que pudiera tener el más mínimo efecto redistributivo. Pero aquí no quedaba la cosa: además de proferir salvajadas liberales que, poco sorprendentemente, han encontrado eco en el establishment político, Taguas fue el hombre del gobierno que propició los contactos entre el lobby que agrupa a las 14 inmobiliarias más importantes de España, el llamado G14, y el Ministerio de Vivienda. Estos contactos tuvieron como resultado la infame revisión del Plan de Vivienda 2005/2008. Recordemos que esta peculiar pieza legislativa abría una serie de vías de subvención pública al sector inmobiliario para paliar las perdidas provocadas por la caída de ventas de viviendas. Por cierto, a este plan ya se ha acogido la Comunidad de Madrid para subir un 30% el precio de la Vivienda de Protección Oficial.

Este Taguas ha sido un destacado representante de una de las líneas políticas centrales de este gobierno, lo que en las asépticas palabras de los documentos oficiales se llama colaboración público/privada y lo que el resto de la humanidad llamamos dar pasta pública a las empresas privadas. Y como un paso más en esta grandiosa línea de colaboración público/privado hay que interpretar el que este hombre se marche ahora a dirigir la patronal de la construcción, SEOPAN, cobrando un 80% de su sueldo público anterior. Su trabajo allí será sencillo, lograr que se acelere la construcción de infraestructuras para que sus muchachos de las grandes constructoras pillen los contratos de construcción y echar una mano al también ex alto cargo socialista Pedro Pérez para que los grandes promotores del G14 no pierdan un duro con la crisis inmobiliaria. Es decir, y esto es posiblemente lo más escandaloso, tal es el grado de corrosión de la frontera entre lo público y lo privado que Taguas podrá seguir haciendo lo mismo al frente de la SEOPAN que hacía en la Oficina Económica del Presidente.

Nota: Hasta aquí, aparte de la jeta de cemento armado del gobierno, nada demasiado sorprendente en el fondo. Más cómico e instructivo resulta seguir el tratamiento de este tema en los distintos medios progres. El País, que todavía sigue guerreando esporádicamente por el fútbol, sacaba el affaire Taguas en portada el 1 de mayo y aportaba la nada desdeñable información de que fueron las grandes constructoras las que pusieron a este tipo como capo de la Oficina Económica. Dicho esto, no dejaba de enfocar el tema como una decisión extravagante que debía de ser analizada como una cuestión de incompatibilidades. El delirio cómico lo ponen los Sans Culottes de Ferraz de Público que, en un mítico artículo, se han dado por aludidos y han entonado un gruesísimo “Y tu más” contra El País, en el que salen prácticamente todos los políticos que han fichado por PRISA tras pasar por el gobierno (conocidos ultras incluidos). Todos somos Taguas.

2 respuestas a “Economía chanante IV: todos somos hombres del presidente”

  1. Bon Bonobo
    mayo 22nd, 2008 18:24
    1

    Al parecer, ya quedaron atrás los discursos de la campaña, en los que el PSOE era el partido de los currantes y el PP el partido de los Pizarros y Zaplanas.

  2. venta de Iphone en internet en colombia
    agosto 19th, 2017 02:25
    2

    This article will assist the internet visitors for
    creating new webpage or even a blog from start to end.

Deje un comentario