Por Perla Sambá

Los grandes astros de la portada demencial están viviendo un momento dulce. Si Pedro Jota Ramírez pintaba hace algunas semanas un agreste collage cazador lleno de jueces y cadáveres de ciervo, La Razón, hogar durante mucho tiempo del otro gran portadista de este país, Luis María Anson, deja de lado el corta y pega dadaísta al que nos tenía acostumbrados el ex director del rotativo madrileño y se adentra en un registro más luminoso y entrañable.

Los capos de La Razón aceptan el reto de Pedro José Ramirez y, con su habitual pericia comunicativa,  nos muestran que no hay más límites que los de la imaginación a la hora de representar a Garzón como cualquier cosa que se tercie. En este caso, frente al Garzón que masacra todo tipo de mamíferos, el rotativo prefiere enseñarnos a un magistrado reconciliado con los animalitos. En la demoledora instantánea, el controvertido juez sonríe eufórico con cara de haber compartido con su tití algun secreto de sumario. Como contraposición a la felicidad del letrado, la cara de pavor del monito deja ver que no tiene nada claro que Garzón no vaya a enchironarle (por pertenencia a banda armada… de bananas) o, volviendo a las andadas,  a seguir estrujándole hasta hacerle pupita de verdad.

garzon.jpg

Average Rating: 5 out of 5 based on 292 user reviews.

Una respuesta a “”

  1. Libros
    abril 2nd, 2009 22:05
    1

    Pero, ¿ese monito de verdad está allí, o es agregado del Photoshop? Medio falsa parece la foto…

Deje un comentario