Por Karim Sambá

Ya está en la calle el número 30 de LDNM. Pronto estará también en Internet, pero vamos a ir calentando motores: esta semana colgaremos aquí por entregas el artículo Teorías de la conspiración. Todo cuadra, un repaso a las narraciones conspiranoicas más poderosas de la democracia española. Porque ustedes tienen derecho a saber quién mueve los hilos. Empezamos con la madre de todas las paranoias: el 11-M.

El 11-M marcó un antes y un después de las teorías de la conspiración en España, de la mano del arte narrativo de Pedro J. Ramírez y el nunca suficientemente celebrado Luis del Pino. Gracias al empeño conspirador de estos dos cracks de las sagas, pudimos comprobar sobre la marcha cómo se fabrica una conspiración. El Mundo nos demostró que con un buen marco interpretativo conspiratorio no hay noticia que se resista. Si es que sí, porque sí, y si es que no, porque las cosas no son tan sencillas: todo confirma la conspiración.

La imagen más impactante de la conspiración del 11-M es, sin duda, el vídeo con imágenes captadas por una cámara de seguridad de la estación de Atocha el día del atentado. Mientras vemos al personal subiendo despavorido las escaleras mecánicas tras producirse la explosión, se afirma que el etarra Asier Eceiza se encontraba allí y, como muestra la imagen, huye por las escaleras mecánicas con dos detonadores en la mano. Lástima que la imagen sea lo suficientemente borrosa como para que no quede claro si el individuo es Asier Eceiza o, por el contrario, un miembro de Locomía huyendo enloquecido con dos abanicos en la mano… Dado que es imposible resumir en unas líneas el nivel de desvarío de la madre de todas las conspiraciones, ciñámonos a una de las subtramas más insensatas: la del piso de Leganés.

Recordemos: tres semanas después del 11-M, el seguimiento de las tarjetas de móvil prepago utilizadas por los terroristas en los atentados condujo hasta un piso en Leganés. Allí, al verse cercados, los terroristas se inmolaron, causando la muerte a un GEO. Como el episodio no cuadraba con la versión alternativa –ya saben: el 11-M lo montaron Zapatero, Josu Ternera y Elvis para desalojar al PP del poder– los conspiranoicos se vieron obligados a subir el listón: lo de Leganés fue una pantomima. “Tenemos unos restos humanos hallados en el desescombro de Leganés, pero, ¿a quiénes correspondían esos restos humanos? La policía había detenido a la hermana de dos de los suicidas pero no la llevaron a reconocer sus cadáveres…” (Rafael Gómez-Coronado Acha, Diarioliberal.com). En efecto, los GEO volaron el edificio y colocaron allí siete fiambres salidos de Dios sabe dónde. Al fin y al cabo, ¿quién se iba a preocupar por identificar los cadáveres de los siete moritos?

El problema de esta teoría era, claro, el GEO muerto. Pero hete aquí que los paranoicos encontraron un balón de oxígeno cuando, increíblemente (sí, sucedió de verdad), alguien sacó el cadáver del GEO de su tumba y le prendió fuego. Como es lógico, la profanación del cadáver volvió definitivamente tarumbas a los conspiranoicos, como demuestra este testimonio-trabalenguas recogido en la web pazdigital.org: “¿Y cómo sabemos que quemaron el cadáver que estaba en el féretro –si es que lo había– y no otro cadáver? ¿Para qué tanto esfuerzo de quitar y poner féretros, de quemar el cuerpo, llamando la atención, si no fuera para que no se descubriera ante un hipotético desenhetramiento que el primer cadáver no era el del GEO?”. Aún más delirante es el comentario de un internauta (Don Fran) a dicho artículo: “Si uno o ninguno de los dos cadáveres era del GEO, ¿de quién eran?” Parece ser que existen tres opciones:
1. El GEO murió en el asalto y tuvieron que quemar el cuerpo para eliminar algún rastro incómodo.
2. El GEO no murió. Pero participó en el montaje, y por algún motivo, se vio obligado a esconderse por exigencias del guión. Alguna teoría no oficial considera al GEO cómplice del montaje.
3. El GEO no muere. No participa en el “teatro” de Leganés, pero descubre o ve algo o a alguien que no debía. Por ese motivo, alguna persona próxima le recomienda que debe darse el piro por su bien y el
de su familia”.

En resumen: demencial. Llegados a este punto, la teoría conspiratoria había alcanzado tal tamaño que algunos blogueros empezaron a incluir al mismísimo PP en el ajo: “El gobierno, todos los partidos políticos, la casi totalidad de los medios de comunicación, fuerzas de seguridad, jueces, en resumen, toda la clase dirigente asegura dogmáticamente que todo se hizo a la perfección y que por ello esos suicidados son los autores del 11-M” (pazdigital.org). En dos palabras: fue Acebes.

acebes.jpg

Average Rating: 4.9 out of 5 based on 258 user reviews.

5 respuestas a “”

  1. Libros
    julio 9th, 2009 20:52
    1

    Me encantó lo de la semana de las conspiraciones!!! Va link en Lo mejor de la quincena.

  2. Pepito Piscinas
    julio 10th, 2009 10:03
    2

    Atención: la edición de El Mundo de hoy abre con: “LA GUARDIA CIVIL AVALA QUE ETA MONTÓ MÓVILES COMO LOS DEL 11-M. Como lo oyen.

  3. Pedro J
    septiembre 7th, 2009 14:48
    3

    Fue Acebes

  4. karonte
    junio 3rd, 2015 08:54
    4

    Zapatero,Rubalcaba, ¿quien los mató?

  5. poker online asia terbaik
    octubre 17th, 2018 18:07
    5

    Thank you, with this interesting article, I found what I was currently
    looking for about online poker games. Articles that are
    very complete, I hope you continue to work, provide good information to us readers,
    even your customers. We will wait for new posts from your website.}

Deje un comentario