LadinamoBlog

Sábado, 11 Julio, 2009

Conspiraciones VI: Las niñas de Alcácer

Guardado en: Política, Medios de comunicación, Conspiraciones — Karim Sambá @ 10:03

El 13 de noviembre de 1992 desaparecieron tres chicas en Alcácer (Valencia). Sus cadáveres se encontraron el 27 de enero de 1993. La versión oficial apuntó que el crimen fue cometido por dos delincuentes comunes: Antonio Anglés y Miguel Ricart. ¿Pruebas? Entre otras cosas, en el lugar de los hechos se encontró, ejem, el documento sanitario de Antonio Anglés. Los conspiranoicos consideraron mucho más importante que el padre coraje de una de las niñas estuviera en Londres cuando se encontraron los cadáveres; prueba de que la policía quería poder maquillar el lugar del crimen sin testigos molestos. El foco conspiratorio se centró, además, en los indicios que apuntaban hacia la implicación de más personas en el crimen.

Y no unas personas cualesquiera: tenían el suficiente poder como para que la policía, los jueces y los políticos valencianos miraran hacia otro lado: “Económicamente están muy bien situados. Son personas que pueden acceder a una finca aislada y confortable, gente que puede faltar a sus trabajos sin dar mayores explicaciones. Socialmente están muy bien relacionados, tanto por sus fortunas como por sus contactos. Son gente a la que igual algunos políticos deben algún que otro favor, o bien que pueden chantajear a tal juez o a tal político. Psicológicamente son sádicos con un alto nivel de refinamiento, gente ‘pasada de todo’ que consume drogas y llevan sus orgías a niveles cada vez más depravados. Si no es así no pueden obtener satisfacción sexual”, escribió uno de los investigadores alternativos del caso.

Así, poco a poco se fue hinchando el globo hasta llegar a la siguiente teoría: los asesinos fueron un animado grupo de empresarios, magistrados y diputados regionales que se juntaban los fines de semana para rodar snuff movies. La paranoia conspirativa vivió su momento álgido tras darse a la fuga Antonio Anglés, que se recorrió tranquilamente media España sin que la policía (es decir, sus cómplices) hiciera nada por detenerle. Pero, ¡por el amor de Dios!, si medio país le vio huyendo tranquilamente por los caminos de España. “El mismo día, a la misma hora, Antonio Anglés estaba viendo un partido de fútbol en un bar de Extremadura, comprando víveres en un supermercado de Valladolid, paseando por una plaza de Cuenca en compañía de una chica, haciendo autostop en una carretera andaluza y probándose una peluca en Valencia. El mismo día, a la misma hora, se le vio moreno y cansado, rubio y con la cara llena de granos, castaño y delgadísimo, con una cazadora gris y vistiendo un mono azul” (El Correo Español,14 de marzo de 1993).

alcaser.jpg

1 comentario »

  1. No sé por qué el caso me trajo resonancias del de Madeleine. Por cierto, qué habrá sido de aquella niñita?

    Comentario por Novedades literarias — Jueves, 6 Agosto, 2009 @ 22:27

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. URI para TrackBack.

Deje un comentario

Gestionado con WordPress


Deprecated: Function split() is deprecated in /home/ladinamo/www/blog/wp-includes/cache.php on line 215

Deprecated: Function split() is deprecated in /home/ladinamo/www/blog/wp-includes/cache.php on line 215

Deprecated: Function split() is deprecated in /home/ladinamo/www/blog/wp-includes/cache.php on line 215

Deprecated: Function split() is deprecated in /home/ladinamo/www/blog/wp-includes/cache.php on line 215