Por Perla Sambá

Es posible que ustedes hayan oído hablar de Santiago Niño Becerra, el catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramón Llull que en los últimos meses ha alertado por tierra, mar y aire (y hasta en El País) de que la recesión de los dos últimos años no es más que un aperitivo del verdadero colapso económico que se nos viene encima a gran velocidad. Si ustedes han tenido oportunidad de leer sus artículos les habrá sorprendido su estilo «metralleta de la predicción» que sobrepasa con creces los habituales condicionales que usan los economistas. De hecho, la sensación que dejan sus predicciones es tan demoledora que se ha convertido en la maldición de los optimistas institucionales ejemplificados por la campaña estoloarreglamosentretodos.org.

santiago niño.jpg

————–

¿Realismo o alarmismo? ¿Ciencia o esoterismo? En un principio daba la sensación de que a Becerra no le importaba fomentar una cierta vertiente ocultista cultivando un aspecto físico a medio camino entre Joseph Stiglitz y el doctor Jiménez del Oso. Pero la cosa va mucho más allá. Reproducimos aquí una crónica de la intervención de Niño Becerra y la astróloga Inma Fernández en el Congreso de Astrología de Barcelona de 2002. La ponencia de Becerra y Fernández se llamó ‘La evolución del promedio industrial Dow Jones (1896-2001). El marco astrológico’. Sí, no es broma. Pero lo mejor de todo es que si leen hasta el final de la crónica comprobarán con estupor como la astróloga Fernández predice con precisión matemática la crisis financiera actual con seis años de adelanto. Ciencia, sí. Esoterismo, también. ¿No es maravilloso? Lean, lean…

«No es difícil entender que ésta era una de las conferencias más esperadas del programa, tanto por el interés que suscitan en general los temas económicos en la sociedad actual como por el propio interés astrológico de la misma, ya que esta ponencia está basada en un monumental trabajo de investigación y recopilación de datos con el fin de estudiar los ciclos económicos a través de los ciclos planetarios.

Se trata de un trabajo conjunto de Inma Fernández, astróloga barcelonesa especializada en astrología bursátil y económica, y Santiago Niño Becerra, Catedrático de Economía Española y Mundial de la Universidad Ramón Llull, Barcelona, España, que sigue en desarrollo.

Tomó la palabra Niño Becerra para efectuar, basada en los datos económicos reales sobre el índice Dow Jones desde 1896 hasta 2001, una disertación clara y concreta de cuáles han sido, a la vista de la economía mundial, los grandes trazos de la evolución de la economía norteamericana a lo largo de estos años. Su exposición fue eminentemente técnica a la vez que comprensible, ya que afortunadamente para los legos en la materia como algunos de nosotros, Niño Becerra hizo uso de sus capacidades didácticas para ilustrar su parlamento.

Seguidamente, Inma Fernández fue siguiendo una a una las épocas de fluctuación económica expuestas por Niño y entró en lo que es el meollo de su trabajo astrológico: el complejo análisis de los ciclos de los planetas lentos en relación a todo ello. Según sus palabras: «… en el conjunto de la serie temporal formada por todos los valores del PIDJ se delimitan tres fases claramente diferenciadas con características particulares muy distintas. La primera ocupa los años que median entre 1897 y 1919, la segunda mediaría entre el comienzo de la crisis de postguerra tras la I Guerra Mundial y el año 1941 y la tercera y última, entre este año y el 2003.

En cada una de estas tres fases se da una correlación estadística entre los valores máximos antes de cada recesión y mínimo de cada recesión que queda confirmada por la tipificación astrológica característica de ese período».

Inma comentó que la primera etapa viene en general caracterizada por la oposición Urano-Neptuno, así como la cuadratura Urano-Plutón es el aspecto que más caracterizó la segunda etapa, llegando a la tercera etapa que resulta ser la más compleja, que viene caracterizada por 4 subfases: 1941-48; 1948-61; 1961-74 y 1974-88.

Tras analizar pormenorizadamente cada una de ellas, se centró en la etapa actual (1988-2003), que se divide en dos subfases. La primera de ellas caracterizada por la conjunción Urano-Neptuno en Capricornio y el sextil con Plutón en Escorpio y la segunda por los mismos aspectos pero en diferentes signos: Urano-Neptuno en Acuario y Plutón en Sagitario.

Las previsiones para el futuro no podían faltar en su completa y amena exposición: para la fase siguiente, 2003-2018, la característica va a ser la cuadratura Urano-Plutón, un aspecto de tensión que no se daba desde la etapa 1927-41.

La conclusión de Inma Fernández fue que el índice DJ subirá hasta 2007 y habrá caída brusca y continuada entre 2007 y 2012, coincidiendo con las previsiones que Cassanya había hecho en su ponencia del día anterior. La sala despidió a los ponentes con un gran aplauso».

Average Rating: 5 out of 5 based on 172 user reviews.

3 respuestas a “”

  1. Paul Krugman
    marzo 28th, 2010 09:12
    1

    Economía y psicodelia:

    http://cambiosocialya.wordpress.com/2009/04/02/entrevista-imaginaria-con-santiago-nino-becerra/

  2. Abogado Samoano
    marzo 28th, 2010 16:30
    2

    Entre los del estoloarreglamosentrodosgastandopastadolor y las profecías milenaristas de Niño Bezerra no se a lo que atenerme: estoy entre empezar a consumir como un demente o encerrarme en un bunker con armas y una cantidad absurda de gasolina. Tengo que pensarlo bien: cualquier movimiento en falso puede ser letal…

  3. alnank
    abril 6th, 2010 15:45
    3

    a mí lo que me flipa de este niño becerra es que se parece un güevo a Verstrynge, disfrazado con la barba de Jiménez del Oso…
    (nótese que ninguna de estas comparaciones van más allá de su parecido físico.)

Deje un comentario