Notas de coyuntura

Por Perla Primicias

1. No nos queda mucho para descubrir que el punto clave del rescate “por goteo” a España no está en las condiciones técnicas de la inyección de dinero a los bancos, sino en las contrapartidas (privatizaciones/recortes). Recordemos que este modelo de rescate, sin ser una operación de control de la economía nacional en un solo movimiento como sí lo fue Grecia, va a ir imponiendo las mismas líneas de acumulación por desposesión que en Grecia o Portugal. Seguro de desempleo, pensiones e IVA son el siguiente paso. La deslegitimación del gobierno de Rajoy volverá a acelerarse a medida que se vayan presentando, siempre de manera oblicua, estas medidas. Por suerte, parece que el hundimiento será del bipartidismo y no solo del gobierno de Rajoy. Aquí lo queda por pensar es como podemos empujar en la dirección que provoque la caída del gobierno y una aceleración de las etapas que están por venir.

2. Resulta interesante comprobar que con este rescate “por goteo” también se está intentando rescatar simbólicamente la soberanía nacional. Por ejemplo, produciendo una cierta imagen de los gobiernos de España e Italia como “ganadores” en la última cumbre europea. La eficacia de las políticas neoliberales de la Unión ha dependido históricamente de mantenerlas en una esfera alejada del escrutinio democrático bajo pretexto de ser medidas estrictamente técnicas. Para que esto sea posible en un régimen de democracia formal es necesario que este diktat sea contrapesado por unos gobiernos nacionales sometidos al sufragio universal y delimitados en sus competencias por las fronteras nacionales. En Grecia cayó esta doble articulación, la UE tuvo que intervenir directamente en los asuntos de un país miembro y, como consecuencia, las opciones de política económica de la UE dejaron de poder ser vistas como prescripciones neutras para pasar a ser objetos de contestación política. La Unión Europea va a intentar no dejar atrás estas cuestiones “ideológicas” y que en España e Italia no pase esto. Esto significa que tenemos que irnos acostumbrando a una retórica del enfrentamiento “suave” entre España y la UE, de “ganadores y perdedores” en encuentros en los que no se discute nada sustantivo.

3. Resulta también interesante comprobar cómo se va a discutir la viabilidad del rescate en los parlamentos alemán, finlandés y holandés mientras en los países rescatados no hay la más mínima posibilidad de cuestionar el rescate, ni sus condiciones. Aunque esto tenga mucho de escenografía para satisfacer las fuertes pulsiones nacional-populistas de los países del norte, siempre se pueden buscar formulas financieras menos transparentes para intervenir sobre el coste de la deuda de España e Italia, este arreglo político no puede dejar de recordar episodios coloniales muy clásicos. Como, por ejemplo, los encendidos debates en el parlamento de Londres a principios del XIX entre esclavistas y abolicionistas. Debates en los que, por supuesto, ni a unos ni a otros se les pasaba por la cabeza que los esclavos de las plantaciones de Jamaica tuvieran algo que decir.

4. La prima de riesgo vuelve a subir con fuerza. Es importante entender que un buen porcentaje de los movimientos financieros se dirigen mediante modelos informáticos que manejan cantidades brutales de dinero siguiendo patrones de maximización de beneficios. Por ejemplo, fijando contravalores: si cae tal o cual valor en bolsa, si baja tal o cual bono, se da orden de compra automática de deuda española, y de redoblar compras según vaya superando umbrales de rentabilidad. El límite superior lo fijan los límites, determinados por modelo y cambiantes, que marcan el estrangulamiento de las cuentas del Estado y la posibilidad de impago. Por supuesto, cuando este movimiento alcanza picos, muchos capitales dirigidos “manualmente” pueden exacerbar el mini-ciclo de beneficios llevándolo por encima de lo previsto por los modelos generando olas de caos sistémico. Una movilización popular de la suficiente envergadura, como la de Grecia, en la medida en la que hace más probable el impago puede afectar significativamente a los modelos. En cualquier otro caso, estamos ante una muestra del poder de las finanzas para fijar por sí mismas las condiciones en las que extrae el beneficio. Las interpretaciones vulgares de estos movimientos (“la prima sube porque Mariano no habla”, “la prima baja porque hay medidas económicas”) son la puerta por la que se cuela la ideología dominante. En rigor, es exactamente la misma posición cultural que cuando una determinada sociedad no tiene más herramientas que las religiosas para interpretar los fenómenos naturales y sociales (“Dios nos ha mandado el trueno porque…”).

5. Que se encause a los dirigentes de Bankia es una muy buena noticia. El caso de Bankia, como sucedió en Islandia, es un caso de libro de Delito de Cuello Blanco. Si sacar a bolsa, a sabiendas, un banco quebrado y vender las acciones a los clientes no es un delito corporativo nada lo es. Pero esto no debe cegarnos, para ver que donde se está fabricando esta crisis es en los mercados de CDS, los mercados secundarios de deuda, que, además de transnacionales, son perfectamente legales y a los que no nos podemos enfrentar con herramientas exclusivamente jurídicas. Y este y no otro es el centro de este mecanismo de acumulación al que llamamos “crisis del euro”, estos son los agentes capitalistas que están centralizando y captando grandes masas de capital. De hecho, desde estos ámbitos y sus medios de comunicación se mantiene un discurso que defiende que deberíamos estar agradecidos a los operadores globales de mercado por aplicar la disciplina de mercado y desvelar los agujeros que tenía nuestro sistema bancario. No hay que olvidar que esta crisis también es una reorganización y una nueva jerarquización de las élites europeas. De alguna manera, siempre según su razonamiento, son ellos los que nos ponen en bandeja a los malos gestores. Deberíamos de estarles agradecidos. Por eso, cada vez que manejamos atribuciones de responsabilidades estrictamente en términos nacionales, corremos el riesgo político de perder de vista a los verdaderos enemigos.

Una respuesta a “Notas de coyuntura”

  1. Mercedes
    julio 11th, 2012 14:45
    1

    Magnífico análisis ,pero demoledor.Por favorQué podemos hacer…?

Deje un comentario