Web www.ladinamo.org
15.LDNM - Mar-Abr 2005
Actualidad
Nacho Vegas comenta sus nuevas canciones (segunda parte)
Víctor Lenore y Nacho Vegas
Fotos: fiumfoto.com
Ya debe de estar a punto de llegar a las tiendas Desaparezca aquí (Limbo Starr), el esperado tercer álbum en solitario de Nacho Vegas. Tras el éxito de la primera entrega de sus comentarios "canción a canción", completamos la exclusiva con esta segunda parte, igual de divertida y desconcertante. Como dice Bob Dylan, vivimos tiempos aburridos para el rock and roll, con el género convertido en caricatura de sí mismo. Si alguien puede sacudirle de su modorra, son artistas tan hambrientos, cáusticos e inquietos como Nacho y sus Esferas Invisibles.

DESAPAREZCA AQUÍ
Notas sobre las canciones, parte 2ª

El último baile
Iker, guitarrista y pianista de la banda, vivía hasta hace unos años cerca del barrio gijonés de El Llano. Los fines de semana, cuando regresaba a casa después de salir por la zona antigua, tenía que atravesar lo que solía llamarse “la calle de las putas”. A día de hoy, con la ubicación de un Carrefour en la zona, se han construido nuevos bloques de edificios y las antiguas tiendas de comestibles han sido sustituidas por comercios más modernos, y parece que las putas y los traficantes de “tranquis” lo tienen crudo. Para que os hagáis una idea de cómo eran las lumis de aquellas calles, cuando yo era más jovenzuelo e iba al cole, llamábamos a una la “gorda desdentada” (uno que era mayor que nosotros nos juró que se la había chupado por cien pesetas) y a otra –la más veterana– el “coño revenido”. Éramos todo candor infantil. El caso es que entre las putas de la calle, a Iker no se le pasó por alto la aparición, una buena noche, de una chica negra que, según él, era idéntica a Naomi Campbell. Él la veía haciendo la calle, noche tras noche, y llegó a observar una suerte de delicadeza, una expresión atemorizada y frágil en su rostro. Iker estaba seguro de que se trataba de una chica sensible y de que su lugar no era la calle. Estaba convencido de que él podía ayudarla, y de que ella agradecería que se le acercara un muchacho joven y bien parecido, harta como estaría de tanto vejestorio impresentable. Así pues, una madrugada que volvía de tomar unas copas la avistó al otro lado de la calle, hizo acopio de fuerzas y se le aproximó con intención de dirigirle la palabra, dispuesto a escuchar el sonido armonioso y con acento de algún lugar exótico de la voz de la prostituta. Ésta fue la conversación, breve pero intensa, que mantuvieron:
Iker: Oye…
Naomi: ¿Chupá o follá?
Iker: No, yo…
Naomi: ¿Chupá o follá?
Iker: …
Naomi: ¡A tomá pol culo!
Y Naomi se alejó calle arriba, e Iker comprendió aquella noche que a uno no le dejan ser romántico en este mundo. Y esta canción, como tantas otras, va de eso, de la pérdida de la inocencia, o de cómo Pretty Woman le ha hecho mucho daño a nuestra generación. O de algo parecido.

Ella me confundió con otra persona
Jesús Llorente me sugirió un título para mi disco que tal vez utilice en el futuro: “Mi vida escrita por otro”. Es algo frecuente: hay gente que ama, odia o se ríe de alguien que se parece patéticamente a él pero que no es él. La gente le confunde con otra persona y él no puede culparles. La cita, una vez más, es de Carver.

Hablando de Marlén
Esta canción comenzó pretendiendo ser otra. En el Gijón de los años setenta, en el entonces canalla barrio de Cimavilla, vivía un célebre travesti llamado Rambal. Era conocido en toda la ciudad, y muy querido entre los vecinos del barrio. Fue asesinado en extrañas circunstancias que la policía no logró desentrañar, así que el caso fue archivado. Se rumorea que el asesino fue el hijo de un concejal de Avilés y que el asunto se tapó para evitar el escándalo. Sea como fuere, todos los padres y abuelos de mi generación, los nacidos en los setenta, recuerdan lo de Rambal. Gijón no es como Madrid; aquí casi nunca pasa nada, y un asesinato siempre es muy comentado. No obstante, no deja de ser curioso que éste perviva en la memoria colectiva después de treinta años. El asunto me empezó a interesar de un modo especial cuando leí una entrevista a un comisario de policía de Gijón que se jubilaba. Preguntado por el “caso Rambal” él evadía la respuesta diciendo que nunca se encontraron pruebas, pero eso no es lo que se dice por ahí. La casualidad quiso que, comentando esto con el grupo, supimos que la tía de Iker, ya fallecida, había criado a Rambal. Mi interés está tornando obsesión, así que tengo pendiente una canción. Como aún no tenía información suficiente, el personaje de ésta, que iba a ser Rambal, se fue transformando en otro. Pero la canción de Rambal está en el aire, lo sé, y yo sólo tengo que atraparla un día.

Perdimos el control
Amparo es el nombre real de alguien que se coló en esta canción. Ella no era guapa; de hecho era horrorosa, sólo que en algún momento de su vida debió de ser guapa. Los taxistas no nos querían acercar hasta Mislata, en Valencia, cuando la veían, así que, como era pequeña, me tuve que poner delante de ella, tapándola, y parar yo al taxi. Mislata es a Valencia lo que El Polvorín a Las Palmas o Las Barraquillas a Madrid. En un sitio son los negros; en otro los gitanos. En las Barranquillas hay muchos cadáveres andantes, como Amparo, que algún día fueron seres vivos. En Las Barranquillas una gitana canta: “Coca buena / Para base, para vena”. En las Barranquillas hay una chabola que hace las veces de tienda, donde venden litronas y cartones de Don Simón (no pidas botellas de vino). En la puerta hay un cartel que, en letras grandes escritas a bolígrafo, reza: “No entrar sin camiseta”.

La noche más larga del año
En su génesis, esta canción fue otra, y se la había escrito a Luz Casal. Pero Luz no llegó a oírla (mi editorial de aquel entonces era BMG, y me dijeron que la Casal buscaba repertorio para su nuevo álbum, así que quise mostrársela con intenciones alimenticias. Para BMG no resultó lo suficientemente comercial para que siquiera llegara a oídos de la cantante. Es una pena, porque yo creo que le hubiera ido de perlas. He de confesar que siempre me gustan los singles que escucho de Luz Casal. Al final, reescribí la canción y así aparece en el álbum).

Ocho y medio
Es la más autobiográfica de mis canciones no autobiográficas. Hay una así en cada disco.


0 comentarios a Nacho Vegas comenta sus nuevas canciones (segunda parte)



Escribe un comentario
Nombre (requerido)
Correo-e (no será publicado)
Por favor, responde a esta pregunta para comprobar que no eres un robot (requerido):
¿De qué color es el cielo?
Comentario
ÚLTIMOS COMENTARIOS
«Please, while you gain information, [...]»
Dicho por Powerpoint Clicker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«This is a nice post [...]»
Dicho por Hydronic Heating en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Para todos los master. Vamos [...]»
Dicho por Dj el maestro carlos parrales en 16.LDNM The Wu Tang Clan Manual (libro)

«Gracias por dejar publicar... [...]»
Dicho por Articulos Publicar en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«I am really not too [...]»
Dicho por solar panel Australia en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Such a wonderful post. Thanks [...]»
Dicho por Eagan Fitness Center en 22.LDNM RAW format, the captive photo

« Here typically chicken and [...]»
Dicho por ice maker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«This is brilliant....:-) Thanxs for posting [...]»
Dicho por DJ Vince en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Have you ever thought about [...]»
Dicho por Powerpoint Clicker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«COMPUTER REPAIR PORTLAND In 2009, Nerds [...]»
Dicho por computer repair portland en 22.LDNM RAW format, the captive photo