Web www.ladinamo.org
19.LDNM - Nov-Dic 2005
Actualidad
Vampisoul. Desde las catacumbas del ritmo
Joan Vich Montaner
En un momento de desconcierto en la industria del disco, brillan sellos con criterio y personalidad como Vampisoul, centrado en los sonidos latinos y afroamericanos de las décadas de los sesenta y setenta.
Llevamos ya un par de años en los que todo el mundo habla de la crisis de la industria de la música. Algunos de una forma más agorera (¡se muere la música!), otros esgrimiendo cifras y letras en vez de partituras, chorradas mercantiles en lugar de argumentos artísticos o musicales. En realidad, se trata sólo de la reacción histérica de una industria acostumbrada a exprimir al artista para optimizar los beneficios, igual que si vendiera grifos o accesorios para el baño. Se ha jugado al juego del mercado y ahora toca perder.

Claro que nadie se cree la sandez de que la música desaparece, pero tampoco la industria discográfica tiene por qué extinguirse como tal, ni mucho menos. Todos necesitamos un filtro que seleccione las referencias más interesantes de entre la avalancha de novedades, o que se dedique a investigar en el inagotable filón de grabaciones que pasaron más o menos desapercibidas en su momento. Este filtro lo cubre determinada prensa, pero también las discográficas con personalidad. Vampisoul es uno de estos sellos especializados, coleccionables, de los que te puedes fiar casi a ciegas: si te gusta alguno de sus discos, es muy probable que te guste el catálogo completo. Bucear entre sus referencias es un goce para los sentidos; música con alma, sobre todo de las décadas de los años sesenta y setenta, centrada en sonidos latinos y afroamericanos, y presentada en lujosos envoltorios: llamativas carpetas en digipack o vinilo de 180 gramos, con notas interiores didácticas y documentadas, que sugieren desde la misma portada el universo de sabores y colores que contienen en su interior. Referencias imprescindibles como las recientes ediciones en DVD de los históricos conciertos de la Fania All Stars no son más que la punta de un iceberg que aguanta impasible las tórridas temperaturas de la música de Ray Barretto, The Last Poets, Sly Stone, Barry White, Mongo Santamaría, Billy Preston, Willie Bobo o el gran Joe Bataan, a quien han rescatado de las catacumbas para devolverlo al lugar que le corresponde (hay quien dice que fue uno de los precursores del rap con su himno latin-disco, “Rap-o Clap-o”). Vampisoul recupera clásicos olvidados y descubre joyas enterradas durante décadas, para que las disfrutemos los aficionados y los recién llegados al fascinante mundo del funk, el soul, el boogaloo, el latin jazz, la descarga y todos esos ritmos que una vez estuvieron de moda.

Iñigo Pastor, director de Vampisoul (y también de Munster Records, uno de los sellos pioneros en el punk y el rock independiente nacional), apuesta por la especialización y el abandono de la consideración de la música como un entretenimiento de usar y tirar. Se reduce la tajada, pero nadie dijo que uno se mete en esto de la música para forrarse. Iñigo trabaja con la teoría más antigua del comercio: él es el mejor ejemplo de su cliente potencial y saca al mercado el producto que él mismo compraría. Nos encontramos ante otro coleccionista compulsivo que ni siquiera tiene tiempo de escuchar todo lo que compra: "No, definitivamente no. Todos estos discos de aquí [señala varias estanterías llenas de discos de vinilo]... La mayoría no los he escuchado. Tengo otros tantos en casa. Hoy en día es cuando más discos interesantes se están editando. Aparte de los que ya estaban publicados, que empiezas a hurgar, a investigar y aparecen y compras y descubres... Y no tengo mucho tiempo. Los discos que sí que hacemos me llevan mi trabajo, mi tiempo, varias escuchas”.

Vampisoul apareció en una época en la que sellos como Soul Jazz o Harmless estaban ya más o menos establecidos. ¿Fueron una inspiración para ti?
No tanto. Desde luego, han sido importantes, aunque han ido a lo clásico. Las recopilaciones de Soul Jazz se centraban en los nombres más conocidos. La manera en la que lo presentaban y a quién iba dirigido es lo que me parece realmente interesante. Pero creo que ellos se han limitado a rascar la superficie, porque hay muchísimo debajo. Hay ciertas líneas que hemos abierto en Vampisoul que en parte recogen esa herencia, pero no todas, ni mucho menos. Ellos se dedican más a las recopilaciones conceptuales, que son las que funcionan muy bien en los mercados discográficos.

¿A qué tipo de público van dirigidos sellos como estos o como Vampisoul?
Es una ruptura con el comprador tradicional de música más genérico. La gente que está comprando este tipo de discos tiene una mentalidad muy abierta. Tradicionalmente, el mercado de las reediciones estaba muy limitado al rincón, tanto de las revistas como de las tiendas, al que acudían los nostálgicos a comprar cierto tipo de música. Lo que hacen estos sellos es dar visibilidad a este tipo de material. La gente que está aficionándose a Vampisoul viene de muy diferentes estratos: está desde el jazzero clásico adulto hasta el garajero o el moderno.

¿Puedes definir vuestra línea editorial?
No sabría cómo hacerlo. Estoy siguiendo unos senderos que son muy variados, no sé si estilística, sociológica o genéricamente. Hay mucha paridad con la evolución de la música negra del siglo XX. Pero también hay cosas que no son así, como por ejemplo el disco de Claudine Longet, que fue un disco muy blanco en todos los sentidos. Hay cosas de los indios peruanos, de los negros en Uruguay, por supuesto toda la música latina...

Echo en falta cosas de Brasil y algo de reggae.
De reggae sólo publicamos un disco de Boris Gardiner que no es estrictamente reggae, pero es jamaicano y tiene ese matiz. Aunque suena bastante norteamericano, a soul de finales de los sesenta. Tenemos en proyecto un par de recopilatorios de música brasileña, cercanos al tropicalismo pero con músicos muchísimo más desconocidos y underground. Son cosas muy desperdigadas de discos ultrarraros que tienen sabor brasileño pero que pueden sonar mucho más rock, o más funk. El proyecto más importante que vamos a desarrollar se centra en la música peruana. Haremos una presentación de lo más interesante que hay en la música peruana, que no tiene mucho que ver con el resto de los países sudamericanos. Tiene influencias muy claras de todo el pop y de la música soul, jazz, rock de aquellas décadas, pero con mucho carácter indígena. Prefiero tratar con compañías más “vírgenes”, no con las que ya tienen lo de siempre, como ha ocurrido en alguna ocasión en la que he enviado una propuesta, me preguntaban qué quería hacer exactamente, lo explicaba y en tres meses lo estaban sacando ellos. Además, hay un montón de otras cosas por sacar, por ejemplo cosas de aquí.

¿Estás preparando reediciones de aquí? ¿Como qué? Pues, no sé como llamarlo, una antología de grupos españoles de los sesenta o los setenta que flirtearan con los sonidos negros, brasileños y latinos. Hay muchísimos, más de lo que uno se pueda creer, sobre todo canciones sueltas. Será una recopilación de soul español.

¿Como los recopilatorios de El soul es una droga?
Algo así, porque esa sí es la inspiración. Ahí está el ochenta por ciento de lo que voy a sacar.

¿Y no has pensado en sacar una recopilación de sonido Caño Roto, de Los Chichos, Las Grecas, Los Calis?
Creo que es muy exportable y es totalmente desconocido en todo el mundo. Me dijeron en Barcelona que de eso ya hay una recopilación. Pero ahí está la vía abierta con el sello Belter, que ha empezado otra vez a estar activo y a llevar licencias. Hay mogollón de rumba. Ahí me pierdo, pero hay mucho material. Imagínate al discjockey inglés con un disco así, no sabría por dónde agarrarlo pero fliparía. Esa podría ser otra buena recopilación, porque eso estaría fuera del recopilatorio de soul español del que te hablaba antes.

Creo que cuentas con el asesoramiento de gente que colabora contigo en determinadas ediciones.
Es algo necesario cuando me meto en un terreno como el candombé uruguayo, del que reconozco que no tengo ni idea. Lo mismo con la música peruana, o la música latina de Nueva York o cubana. Procuro entrar en contacto con gente que realmente conoce ese material y que en ocasiones no se dedica al negocio de la música, sino que es simplemente fan. Cada uno es muy diferente. Por ejemplo, hay un chico de Nueva Orleáns con el que estaba preparando una antología de Eddie Bo, pero con toda la movida del huracán se ha quedado a medias. Contacto con gente entendida, especializada y con criterio, con la que puedo comparar mis gustos para llegar a una serie de discos publicables.

Sin Internet, ¿existiría Vampisoul?
Yo creo que sí, pero está claro que las cosas serían mucho más difíciles. Cuando empecé a hacer un fanzine no existían las fotocopiadoras, pero se hacían los fanzines. Los discos ahora se hacen igual que siempre, pero Internet facilita el acceso a un montón de información. Yo no entro en ningún foro, no tengo tiempo ni interés, pero sé que ahí mismo te metes en una serie de laberintos que das con cualquier cosa.
Los títulos
Claudine Longet
Cuddle Up With...
El disco más blanquito de Vampisoul fue una de sus primeras referencias. La pequeña Claudine es la bella actriz que enamora a Peter Sellers cantando «Nothing To Lose» en la película El guateque, de Blake Edwards. Protegida de Herb Alpert, ex esposa de Andy Williams, su nombre alcanzó la fama por un motivo bastante más morboso: en 1976 mató a su novio de un disparo accidental. Una delicia de easy listening y soft pop, frágil y delicado hasta en los momentos bailables.

Ray Barretto
Acid
Un clásico que nadie debería perderse. El disco original está lleno de temas incontestables e imprescindibles, y la edición de Vampisoul añade más leña al fuego con canciones extraídas de Head Sounds, otro de los discos de la buena época de Mr. Hard Hands. En Acid, Barretto echó el resto mezclando boogaloo y psicodelia chicana con resultados terriblemente infecciosos. Imposible resistirse al baile ante semejante demostración de poder.

Joe Bataan
Latin Funk Brother
El padre del soul latino, recientemente recuperado gracias a Vampisoul (Call My Name es un retorno más que digno, con llenapistas como «Chick-A-Boom» en su interior), en una recopilación de los mejores momentos de su etapa en la Fania. Algo meloso en los temas lentos, enseguida sube la temperatura con cañonazos como su mítico «Subway Joe». La banda sonora del East Harlem más sabroso.

Ruth Brown
Black Is Brown And Brown Is Beautiful
Pasada ya su época de gloria como estrella del R'n'B en los 50, Ruth Brown editó en 1969 esta maravilla de soul con tintes gospel, blues y funk que pone la carne de gallina. Es además actriz (actuó en Hairspray, de John Waters) y luchó por sus derechos y royalties durante nueve largos años, tras los cuales se dedicó a ayudar a sus compañeros en la misma situación desde su organización sin ánimo de lucro The Rhythm And Blues Foundation.

Betty Davis
This Is It
Betty Mabry hizo bien en quedarse con el apellido de su ex, Miles Davis, puesto que dicen que fue ella quien le puso al trompetista los discos de Sly Stone y Jimi Hendrix, que desembocaron en discos clarividentes y rompedores como Bitches brew. La Nasty Gal del funk blues más salvaje es la verdadera vampi(resa) soul, con un look a lo Angela Davis de ácido que da miedo.




1 comentarios a Vampisoul. Desde las catacumbas del ritmo

1. «Es algo 70-291 simulations
necesario cuando me meto en un terreno como el candombé uruguayo, del que reconozco que testking 70-236
no tengo ni idea. Lo mismo con la música peruana, o la música latina de Nueva York o cubana. Procuro entrar en contacto70-294 simulations
con gente que realmente conoce ese material y que en ocasiones no se dedica al negocio de 70-432 free dumps
la música, sino que es simplemente fan.»


Dicho por susan123 el Wed 02-06-2010 10:09 (UTC)




Escribe un comentario
Nombre (requerido)
Correo-e (no será publicado)
Por favor, responde a esta pregunta para comprobar que no eres un robot (requerido):
¿Animal de cuatro patas que ladra?
Comentario
ÚLTIMOS COMENTARIOS
«Please, while you gain information, [...]»
Dicho por Powerpoint Clicker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«This is a nice post [...]»
Dicho por Hydronic Heating en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Para todos los master. Vamos [...]»
Dicho por Dj el maestro carlos parrales en 16.LDNM The Wu Tang Clan Manual (libro)

«Gracias por dejar publicar... [...]»
Dicho por Articulos Publicar en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«I am really not too [...]»
Dicho por solar panel Australia en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Such a wonderful post. Thanks [...]»
Dicho por Eagan Fitness Center en 22.LDNM RAW format, the captive photo

« Here typically chicken and [...]»
Dicho por ice maker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«This is brilliant....:-) Thanxs for posting [...]»
Dicho por DJ Vince en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Have you ever thought about [...]»
Dicho por Powerpoint Clicker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«COMPUTER REPAIR PORTLAND In 2009, Nerds [...]»
Dicho por computer repair portland en 22.LDNM RAW format, the captive photo

Otros artículos de Joan Vich Montaner (6)