Web www.ladinamo.org
21.LDNM - Mar-Abr 2006
Música
Derek Bailey D.E.P.
Patricia Godes
Derek Bailey falleció en Londres el día de Navidad de 2005. Hacía tiempo que por los mentideros del free circulaban rumores sobre su mala salud y su incapacidad para tocar la guitarra. Su actuación en el Periferias de 2004 hubo de ser suspendida y los que le vieron en La Pedrera con Agustí Fernández dentro del ciclo De Prop la primavera pasada, estuvieron al borde de la decepción. Sólo al borde, porque el lenguaje minimalista, voluntariamente balbuciente e inconexo de la guitarra de Bailey soportaba muy bien el déficit que infligía la degeneración neuronal motora que acabaría con su vida.
Bailey fue el inconformista absoluto, un hombre que durante los setenta y cinco años de su vida estuvo diciendo NO a todo lo establecido. Con una sólida reputación como guitarrista de música ligera (estamos hablando de los tiempos anteriores a la música pop), Bailey abandonó todo por la improvisación libre hacia 1965. Para él, la improvisación libre es la forma más natural e instintiva de la música que existe en todas las culturas y precede a todas las demás músicas. En su lucha por la expresión pura de los pensamientos y sensaciones abstractos rompió todas las reglas de cómo se toca una guitarra y convirtió su instrumento en sencillamente otra cosa: buscando armónicos donde no existen, creando gigantescos intervalos entre notas, descubriendo sonidos inéditos y cambiando de técnica dentro de una misma pieza con continuidad obsesiva. Su uso maestro de los silencios le enfrenta radicalmente a la tendencia de los últimos veinte años en las diversas músicas comerciales que desprecian totalmente esta maltratada figura musical.
Nacido en Shefield en 1930, recibió sus primeras lecciones de guitarra de un tío suyo, músico profesional. Durante la posguerra se ganaba la vida en salas de baile y nightclubs, cuando todavía ningún amante del baile hubiera aceptado el acompañamiento de la música grabada y, a pesar de su posterior militancia en la vanguardia más radical, nunca renegó de sus humildes orígenes profesionales. Con el batería Tony Oxley y el entonces contrabajista Gavin Bryars forma un trío al que dieron el nombre de Joseph Holbrooke, un compositor inglés contemporáneo cuya música, por cierto, nunca interpretaron. Estamos en los primeros sesenta y Derek sigue en su ciudad natal, pero le falta poco para trasladarse a Londres. A partir de 1966, y ya en la capital, Bailey traba amistad con instrumentistas como el saxofonista Evan Parker, el trompetista Kenny Wheeler y el contrabajista Dave Holland que se agrupan bajo el fastuoso nombre de Spontaneous Music Ensemble. Una escuela musical subversiva e inimitable había nacido, mientras el mundo entero seguía inmerso en el nadir del ye-yé.

Otros proyectos son Iskra 1903 y la Music Improvisation Company. En 1970, Bailey da otro paso revolucionario y funda, con Tony Oxley y Evan Parker, Incus, el primer sello independiente propiedad de los propios músicos. En el 76 funda Company, formación cambiante de improvisadores y Company Week, evento anual que reunía en distintas sedes a improvisadores de todo el mundo, el último de los cuales tuvo lugar en 1994. En 1980 edita su libro sobre la improvisación y se convierte en el divulgador oficial de la música improvisada y es solicitado continuamente en programas de televisión, seminarios y conferencias. Hace ya tiempo que se ha encontrado a sí mismo musicalmente y lleva casi dos décadas recorriendo el mundo dando conciertos en solitario o colaborando con los mejores improvisadores: Anthony Braxton, Misha Mengelberg, Lol Coxhill, Fred Frith, Steve Beresford, Steve Lacy, Leo Smith, Han Bennink, Eugene Chadbourne, Henry Kaiser o John Zorn.

Bailey siempre ha huido de las etiquetas incluyendo las de jazz y free jazz que, ciertamente, encajan difícilmente en su música. Él, su guitarra (casi siempre acústica) y sus extraños armónicos y disonancias, constituyen un universo paralelo y aislado del resto de la música. Si ha existido alguien único, inconfundible y seguro de sí mismo ese era Derek Bailey. Palabras como melodía, armonía y ritmo dejan de tener sentido entre sus manos para dar lugar a algo distinto e indescriptible que sólo puede recibir una denominación: Derek Bailey.


0 comentarios a Derek Bailey D.E.P.



Escribe un comentario
Nombre (requerido)
Correo-e (no será publicado)
Por favor, responde a esta pregunta para comprobar que no eres un robot (requerido):
¿De qué color es el cielo?
Comentario
ÚLTIMOS COMENTARIOS
«Please, while you gain information, [...]»
Dicho por Powerpoint Clicker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«This is a nice post [...]»
Dicho por Hydronic Heating en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Para todos los master. Vamos [...]»
Dicho por Dj el maestro carlos parrales en 16.LDNM The Wu Tang Clan Manual (libro)

«Gracias por dejar publicar... [...]»
Dicho por Articulos Publicar en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«I am really not too [...]»
Dicho por solar panel Australia en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Such a wonderful post. Thanks [...]»
Dicho por Eagan Fitness Center en 22.LDNM RAW format, the captive photo

« Here typically chicken and [...]»
Dicho por ice maker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«This is brilliant....:-) Thanxs for posting [...]»
Dicho por DJ Vince en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Have you ever thought about [...]»
Dicho por Powerpoint Clicker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«COMPUTER REPAIR PORTLAND In 2009, Nerds [...]»
Dicho por computer repair portland en 22.LDNM RAW format, the captive photo

Otros artículos de Patricia Godes (5)