Web www.ladinamo.org
03.LDNM - Mar-Abr 2003
Libros
David González. Palabras duras como aceras.
Nacho Vegas
Fotos: Nacho Fium
“a noche de hoy, duermo bien. ahora ya sólo me hace falta / contar / las noches / por sueños”
David González, del poema “Autobiografía del insomnio”.
Hace unos cuantos años, al comprar algún libro de poesía en la librería Paradiso de Gijón, me regalaron un cuaderno que contenía los primeros poemas autoeditados de un tal David González; un puñado de versos que, bajo su sencillez e ingenuidad, revelaban a un poeta que habría de convertir su vida en escritura para sobrevivir. Así fue; la poesía que ha ido publicando David González con los años es cruda y tierna a un tiempo y está marcada por experiencias vitales de las que te obligan a vomitar las cosas si no quieres morir ahogado en ellas: su paso por la cárcel, la vida imposible en una ciudad deprimida, el desencanto vital. Es probable que la única pregunta interesante que se le puede hacer a alguien que se dedica a escribir es por qué lo hace. David responde. “Uno escribe, en un principio, creo, porque siente la imperiosa necesidad de hacerlo; una necesidad fisiológica, como comer o follar. Después, uno escribe porque, en el fondo de sí mismo, piensa, cree, que su literatura podrá cambiar el mundo, hacerlo mejor, más humano. A partir de ahí, se van sumando otras razones; el miedo al tiempo, a su paso, puede ser una de ellas; el miedo a la muerte, otra; sin embargo, yo prefiero la que dio el poeta Odisseas Elytis: ‘Escribo para que la muerte no tenga la última palabra’. En mi caso, últimamente, desde que me diagnosticaron diabetes, escribo por la misma razón por la que me drogo: porque mientras lo hago me olvido de que soy un hombre enfermo”.
Lo cierto es que los poemas de David le dejan a uno en el sitio; con el rictus perplejo de aquel al que le acaban de soltar un par de verdades a la cara. A sus 38 años, acaba de publicar La carretera roja (Editorial CELYA), un nuevo poemario en el que la certeza de la muerte y el amor como algo a lo que aferrarse están presentes de un modo especial. “Mientras escribía los poemas de este libro, llegué a la conclusión, a la que ya han llegado otros muchos antes que yo, de que el amor a la vida, y por tanto el amor a cualquier ser vivo, es lo único que puede salvar a la especie humana, su única esperanza”.
Lector incansable de poesía y aficionado a las citas, David no duda en permitir que Jack London, Isaak Bábel o Raymond Carver se paseen por un poema suyo. Sin embargo, si de algo se nutre su literatura es de la propia vida, aun -o especialmente- en su lado más grotesco. “No existe nada más expresivo que la realidad; o por decirlo de otra manera: cualquier parecido con la ficción es pura realidad...” Pero, ¿hay qué pagar un precio por ello, por ser tan violentamente honesto? Probablemente el de ser rechazado por los círculos literarios más gustosos de una poesía autocomplaciente y anegada en retóricas vacuas. Insisto: el compromiso de David González es con la realidad y no con la literatura, como dijera Alexander Trocchi. ¿Dónde está la verdadera obscenidad? “En estos tiempos de supuesta democracia, en estos tiempos de carnaval, ser sincero y serlo, además, con palabras reales, vivas y honradas, palabras de la calle, se convierte, sin pretenderlo, por contraste, en puro exhibicionismo”. No se puede decir ni más alto ni más claro. Sólo una cosa más; yo sigo en mis trece: ¿le sirve para algo la escritura a David González? “Escribo para limpiarme por dentro, dije en una ocasión, hace tiempo; y sí, sigo pensando en la escritura como una forma de redención pero, ahora, también creo en ella como una forma de resurrección, resurrección de la conciencia”. Creedlo; lo dice alguien que a veces tiene la sensación “de haber pasado, y estar pasando, / por mi propia vida / como por la mar, / cuando en verano me baño en la playa. // haciéndome el muerto.”

www.arte-nativa/david


0 comentarios a David González. Palabras duras como aceras.



Escribe un comentario
Nombre (requerido)
Correo-e (no será publicado)
Por favor, responde a esta pregunta para comprobar que no eres un robot (requerido):
¿De qué color es el cielo?
Comentario
ÚLTIMOS COMENTARIOS
«Please, while you gain information, [...]»
Dicho por Powerpoint Clicker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«This is a nice post [...]»
Dicho por Hydronic Heating en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Para todos los master. Vamos [...]»
Dicho por Dj el maestro carlos parrales en 16.LDNM The Wu Tang Clan Manual (libro)

«Gracias por dejar publicar... [...]»
Dicho por Articulos Publicar en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«I am really not too [...]»
Dicho por solar panel Australia en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Such a wonderful post. Thanks [...]»
Dicho por Eagan Fitness Center en 22.LDNM RAW format, the captive photo

« Here typically chicken and [...]»
Dicho por ice maker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«This is brilliant....:-) Thanxs for posting [...]»
Dicho por DJ Vince en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Have you ever thought about [...]»
Dicho por Powerpoint Clicker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«COMPUTER REPAIR PORTLAND In 2009, Nerds [...]»
Dicho por computer repair portland en 22.LDNM RAW format, the captive photo

Otros artículos de Nacho Vegas (3)
  • Chucho. Lo mejor de la religión.
  • Randy Newman. Un cantautor filántropo más.
  • Leopoldo María Panero. Noticias del desastre.