Por Boris Gruchenko

Las últimas veinticuatro horas han pasado sin pena ni gloria. Mañana de clases. Almuerzo a base de salchichas, té y pan negro. Y conversación delirante con El Cangas en materia de artes amatorias y roces en general. Nada nuevo bajo el cielo. Mejor continúo con el relato del disparatado desenlace que me procuró el campeonato de mus de la Unión Soviética… Lea más en Las aventuras de Lolito Cohete.

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 245 user reviews.

Deje un comentario