Por Perla Primicias

Sin duda, ustedes habrán escuchado,  hasta la proverbial nausea, en los últimos meses en boca de sus políticos preferidos que el crédito debe de llegar a las familias. En principio, cualquiera que no tenga la cabeza colonizada por el consejo de administración del Banco de Santander y sepa que las familias deben un 120% de su renta disponible y que este dato implica que vivan pendientes de las decisiones de ambientes tan poco domésticos y cálidos como el Banco Central Europeo o Wall Street,  se quedará un tanto extrañado por este clamor para que dependan aún más del sistema financiero. En la edición online de la revista Sinpermiso, Michael Hudson, uno de los mejores análistas críticos de la crisis actual en EE UU, nos da una pista de la verdadera función económica de las rogativas de Obama a los banqueros. Como bien se puede suponer,  esta apreciación vale perfectamente para Zapatero, el primer presidente afroamericano del Estado español completamente sometido al IBEX 35:

«(…) toda la administración Obama se halla a la espera de que los bancos presten a los norteamericanos. Los prestatarios tendrían, pues, que contraer más deuda, deuda suficiente para iniciar un nuevo proceso de inflación de los precios inmobiliarios, haciendo así la vivienda más inaccesible y obligando a los compradores a contraer unas deudas hipotecarias todavía más grandes. Mayores hipotecas y precios inmobiliarios al alza se supone que ayudarían a reconstruir la contabilidad bancaria, es decir, a ganar lo suficiente como para compensar sus pérdidas.»

Articulo completo: El sistema financiero que delata a Obama.

Average Rating: 4.8 out of 5 based on 168 user reviews.

Una respuesta a “”

  1. Libros blog
    febrero 2nd, 2009 18:17
    1

    De economía no entiendo mucho, pero dicho así suena aterrador…

Deje un comentario