Por Perla Primicias

El País nos informa hoy con gran titular de que Zapatero quiere acabar con los subsidios al ladrillo y cambiar el modelo productivo hacia una impoluta economía del conocimiento en la que todos ganaremos mucho dinero con un simple movimiento neuronal. Independientemente de que esta economía «innovadora», «competitiva» y «limpia» sea poca cosa más que el fetiche más adorado de los últimos tiempos, debería escamar que los supuestos perjudicados por la medida, los promotores que van a dejar de recibir subisidios, les haya entrado un ataque de fascinación con el nuevo modelito productivo y lo aplaudan a rabiar.

En realidad lo que va a hacer el gobierno es la maniobra más brusca que se haya visto en mucho tiempo para que se reactive la demanda de pisitos y vuelvan a subir los precios de la vivienda. La cosa se entiende mejor como un ultimatum «compra ahora o que sepas que desde el Estado se va a contribuir a que la compra sea mucho más cara». Teniendo en cuenta lo mucho que tienen de profecía autocumplida los precios de la vivienda es como para tomarselo en serio. Otro pequeño matiz en el que no parecen reparar los medios oficiales es en que hay muchas vías de subvencionar al ladrillo, entre ellas esta el uso de la Vivienda de Protección Oficial como una incubadora de propietarios que luego podrán acudir al mercado de vivienda libre sacando unas buenas plusvalías y alimentando la subida de los precios. Por eso cuando oigan «alquiler con opción a compra» pueden coger tranquilamente su revólver. Esto en el caso de que dentro de un año y medio no vuelvan a poner las deducciones por compra de vivienda sin mayor problema.

Average Rating: 4.8 out of 5 based on 150 user reviews.

Deje un comentario