Por DJ Shuffle

El 13 de agosto de 1866, Carlos Marx escribió la siguiente carta al novio de su hija Laura, un cubano llamado Paul Lafargue:

Usted me permitirá hacerle las siguientes observaciones:

1º Si quiere continuar sus relaciones con mi hija tendrá que reconsiderar su modo de ‘hacer la corte’. Usted sabe que no hay compromiso definitivo, que todo es provisional; incluso si ella fuera su prometida en toda regla, no debería olvidar que se trata de un asunto de larga duración. La intimidad excesiva está, por ello, fuera de lugar, si se tiene en cuenta que los novios tendrán que habitar la misma ciudad durante un período necesariamente prolongado de rudas pruebas y de purgatorio (…).A mi juicio, el amor verdadero se manifiesta en la reserva, la modestia e incluso la timidez del amante ante su ídolo, y no en la libertad de la pasión y las manifestaciones de una familiaridad precoz. Si usted defiende su temperamento criollo, es mi deber interponer mi razón entre ese temperamento y mi hija (…).

2º Antes de establecer definitivamente sus relaciones con Laura necesito serias explicaciones sobre su posición económica.

Mi hija supone que estoy al corriente de sus asuntos. Se equivoca. No he puesto esta cuestión sobre el tapete porque, a mi juicio, la iniciativa debería haber sido de usted. Usted sabe que he sacrificado toda mi fortuna en las luchas revolucionarias. No lo siento, sin embargo. Si tuviera que recomenzar mi vida, obraría de la misma forma (…). Pero, en lo que esté en mi manos, quiero salvar a mi hija de los escollos con los que se ha encontrado su madre.

Artículo completo de Carlos Fernández Liria en Kaos en la red.

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 253 user reviews.

3 respuestas a “”

  1. Engels
    noviembre 27th, 2009 10:58
    1

    Es que no hay que confundir la libertad con el libertinaje.

  2. Bakunin
    noviembre 30th, 2009 00:28
    2

    Sabía que eras un sucio reformista!!

    Fmdo: El padre del novio

  3. Julio Romero
    noviembre 30th, 2009 16:46
    3

    «Si usted defiende su temperamento criollo, es mi deber interponer mi razón entre ese temperamento y mi hija»

    En otras palabras: ningún cubano salido va a meterle el churro a mi hija (con perdón)

Deje un comentario