Por Darwin Palermo

La editorial Minotauro acaba de publicar Los dones, el último libro de Ursula K. Le Guin, una de las autoras que más han contribuido a la renovación de la ciencia ficción y a la que han entrevistado recientemente en Doce Moradas. En las novelas de Le Guin no hay tecnología avanzada ni platillos volantes, sino que emplea recursos procedentes de la antropología, la filología o los estudios culturales. En Los dones presenta un mundo divido entre una sociedad con historia y en proceso de modernización –con mercaderes, castas sacerdotales y científicos– y una serie de comunidades “frías”, con importantes supervivencias neolíticas, en las que sigue presente la magia. Precisamente, cada una de estas comunidades se distinguen por contar con un “don”, una capacidad sobrenatural cuyas características más o menos destructivas determina su poder y su relación con sus vecinos y cuya preservación biológica a través de matrimonios con el suficiente nivel de consanguinidad regula las relaciones familiares internas. En Los dones Le Guin ofrece una valoración ambigua del mundo rural y, más en general, de las sociedades resistentes al cambio histórico. Aunque tienen una dimensión positiva –son más sostenibles y “auténticas” que las sociedades desarrolladas–, no están exentas de tensiones y conflictos sociales y familiares (nada que ver con las arcadias del Tolkien). En este sentido, Los dones es una digna sucesora de Los desposeídos, la genial utopía anarquista que encumbró a Le Guin y en la que se planteaban cuestiones profundas acerca de la posibilidad y conveniencia de una sociedad estrictamente no autoritaria.

Average Rating: 5 out of 5 based on 216 user reviews.

Una respuesta a “”

  1. Ecólatra
    noviembre 29th, 2006 19:05
    1

    Joer qué buena pinta, me lo bajaré del emule, digoo iré a la librería

Deje un comentario