Web www.ladinamo.org
21.LDNM - Mar-Abr 2006
Música
Javier Ruibal. A favor de la piel
Germán Díaz y Ángel Luis Lara
Javier Ruibal tiene nuevo disco y DVD en la calle: Lo que me dice tu boca (18 Chulos, 2005). Un nuevo lujo que sigue la estela de sus mejores trabajos (Pensión Triana, 1993; Contrabando, 1997; Las damas primero, 2001) pero que propone una experiencia tan valiente como saludable: registrar un concierto en directo con temas inéditos. El resultado es altamente recomendable.
¿De dónde sale la idea de grabar un disco en directo con temas inéditos?
Últimamente le estoy cogiendo cierto repelús a los estudios; se le dan muchas vueltas a las cosas y al final una composición fresquita se sofistica de tal manera que pierde su naturaleza. Además, ahora existe la tendencia a que uno tenga un manager antes que una canción, lo cual me parece enormemente peligroso, y por eso quise hacer el disco así, jugármela delante del público, tenérmelo que ganar canción a canción.

Hay una paradoja en este disco tuyo: es algo muy nuevo que, sin embargo, suena “muy Ruibal”...
Me parece que es una estupenda apreciación y me encantaría que todo el mundo lo viera así. Hoy en día hay una falta total de exigencia de originalidad y un buen sector de la profesión tiende a no mostrar a las compañías discográficas cosas que les compliquen la vida. Estamos muy mal acostumbrados, es como si nos pusieran a jugar al baloncesto pero nos dejaran botar la pelota solamente con una mano. Ese es el gran problema de la música actual.

Como en tus anteriores trabajos, la mezcla de diferentes universos musicales y culturas se deja sentir a lo largo de todo el disco.
Uno de los grandes chollos que proporciona la creación musical es poder juntar las músicas y hacer que Asia quede al lado de Santiago de Compostela y Sudáfrica cerca de Laponia. Pero una cosa es teorizar sobre la música de encuentro y otra muy diferente es ponerla en práctica, las cosas tienen que entrar sin calzador.

Pero pese a los encuentros y viajes que siempre propone tu música, tú has fijado tu residencia en la Bahía de Cádiz, algo que se respira en tus directos y tus discos.
Mi vocación es universal, pero elegí estar aquí. A mí no me dice nada ir a visitar las pirámides de Egipto si no las he soñado antes. Mi música tiene mucho de paisaje imaginado, de fábula, y esta tierra todavía te permite algo así. Es como viajar a un lugar en el que se respira serenidad, y eso es lo que mi música propone.

En un contexto como el actual, marcado por la creciente mercantilización de la música y de la actividad artística en general, hay quienes te ven como una anomalía.
Hay gente que hace interpretaciones del tipo: “hombre, tú que representas la autenticidad”… ¡Una mierda la autenticidad! Yo sólo hago lo que me gusta. Estoy contento cuando lo que hago dice cosas buenas de mí como currante de este oficio y, al mismo tiempo, dice cosas buenas a favor de la música, que también a la música hay que devolverle un poquito de lo que te da. Las bicicletas no solamente sirven para ganar el Tour, hay que saber pasearse en bici. Sin embargo, todo el mundo quiere que te pongas a correr como un energúmeno. Me parece que es un exceso de competitividad que no conduce a ninguna parte.

Pero eso es fugarse de las dinámicas comerciales...
No sé, yo trato siempre de crear cosas que me den satisfacciones y que, al mismo tiempo, signifiquen una novedad y no sean la foto repetida de mí mismo. La música comercial ha elegido antes al público y ha renunciado a la creatividad propia, poniéndose al servicio de todo un sistema. Ya que yo practico el autoempleo, trato de dejarme trabajar como quiero y pagarme bien… y, si no, ya me despediré yo mismo (risas).

¿Cómo ves la presión actual sobre la libre circulación de la música y todo el revuelo que hay levantado en torno al problema de la “piratería”?
La cosa tiene su castaña. Una o dos copias de un disco son moralmente irreprochables, pero miles de copias sacadas para venderlas lo veo censurable y de eso se tiene que encargar una ley. Lo que ocurre es que la misma empresa que fabrica los reproductores de CD, también fabrica las maquinitas para copiarlos y se forra con ello. Entonces, ¿de quién es la culpa? Creo que no es de los usuarios. Sin embargo, ahora la gente puede meterse en Internet y bajarse tal número de canciones que no le van a dejar tiempo ni para mear durante un año y me parece que eso es un problema, porque tener por tener es propio de pijos. La mejor manera de mostrarle a García Márquez que te gusta su literatura, quizá no sea comprarte todos sus libros, pero sí comprar uno de vez en cuando.


0 comentarios a Javier Ruibal. A favor de la piel



Escribe un comentario
Nombre (requerido)
Correo-e (no será publicado)
Por favor, responde a esta pregunta para comprobar que no eres un robot (requerido):
¿De qué color es el cielo?
Comentario
ÚLTIMOS COMENTARIOS
«Please, while you gain information, [...]»
Dicho por Powerpoint Clicker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«This is a nice post [...]»
Dicho por Hydronic Heating en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Para todos los master. Vamos [...]»
Dicho por Dj el maestro carlos parrales en 16.LDNM The Wu Tang Clan Manual (libro)

«Gracias por dejar publicar... [...]»
Dicho por Articulos Publicar en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«I am really not too [...]»
Dicho por solar panel Australia en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Such a wonderful post. Thanks [...]»
Dicho por Eagan Fitness Center en 22.LDNM RAW format, the captive photo

« Here typically chicken and [...]»
Dicho por ice maker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«This is brilliant....:-) Thanxs for posting [...]»
Dicho por DJ Vince en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«Have you ever thought about [...]»
Dicho por Powerpoint Clicker en 22.LDNM RAW format, the captive photo

«COMPUTER REPAIR PORTLAND In 2009, Nerds [...]»
Dicho por computer repair portland en 22.LDNM RAW format, the captive photo